Ex rector pide aprovechar conocimientos milenarios en agricultura

El Estado debe retomar la rectoría en la investigación aplicada a la agricultura, para aplicar los conocimientos milenarios del país y aprovechar su diversidad biológica y cultural, consideró el director de la Conabio, José Sarukhán Kérmez.

Luego de ofrecer una conferencia magistral en el II Foro Mundial de la Gastronomía Mexicana, el titular de la Comisión Nacional para el Conocimiento y uso de la Biodiversidad (Conabio), lamentó la pérdida de la investigación científica por parte del Estado.

Sostuvo que las grandes transnacionales de la agroindustria se han apropiado de los conocimientos y tratan de imponer un modelo único de cultivos, altamente dañinos para la ecología y muy depredadores, que no se pueden aplicar indistintamente en países megadiversos como México.

La pérdida de grandes extensiones de bosques y selvas en el mundo, son ejemplo de los daños generados por la agricultura de alta tecnología, por los que las compañías no pagan, pero sí la humanidad. Otro ejemplo es el olvido de la vida marina, por el arrastre de químicos en las grandes cuencas hidrológicas del mundo.

Caso concreto, la desembocadura del Mississippi, cuya cuenca abarca la mitad del territorio estadounidense y que ha generado un "desierto submarino" de 15 mil kilómetros cuadrados en el norte del Golfo de México.

Esto es producto, dijo, de sistemas de cultivo que no se pueden ni deben aplicar en todos los países y que es contrario a la sustentabilidad, tal como demuestra el reciente informe de la FAO, según el cual, la agricultura familiar es mayoritaria en el mundo.

Sarukhán Kérmez destacó la necesidad de difundir con más eficacia la información sobre la huella ecológica de los alimentos, porque la creciente población urbana, peor educada, actúa como los niños: "creen que la leche se produce en botes de cartón en el refrigerador".

Respecto a la intención de introducir a México el maíz transgénico, el ex rector de la UNAM señaló que no es necesario, porque ninguna variedad conocida de maíz genéticamente modificado, produce un kilo más que el maíz híbrido u otras variedades que se producen en México.

Mientras la ley no cambie, los transgénicos no pueden entrar legalmente al país, recordó, si bien no se puede descartar que ese tipo de granos entren de manera ilegal a México, lo cual significaría un grave riesgo para la diversidad agrícola.