Diputada llama a reforzar prevención de embarazos en adolescentes

La coordinadora de Nueva Alianza en la Cámara de Diputados, María Sanjuana Cerda Franco, exhortó a la Secretaría de Salud a que diseñe y fortalezca los programas enfocados a reducir la incidencia de embarazos en adolescentes.

Ello, explicó, con el objetivo de reforzar las campañas puestas en marcha para la prevención y concientización sobre este fenómeno social, cada vez más creciente en el país.

Expuso que "el tema del embarazo adolescente debe ser prioritario para la agenda pública y del desarrollo nacional, porque su incidencia desde 2006 va en aumento, y a diario se registran en promedio más de mil 200 partos de mujeres menores de 19 años, lo cual es algo grave para el desarrollo psicosocial de los jóvenes".

También llamó a la Secretaría de Educación Pública (SEP) a crear políticas públicas oportunas y eficaces en los niveles básico, medio superior y superior que permitan a las jóvenes embarazadas o madres adolescentes contar con un apoyo económico para continuar con sus estudios, a fin de que puedan aspirar a un proyecto de vida funcional.

Señaló que México ocupa el primer lugar en la frecuencia de embarazos adolescentes entre los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), con una incidencia anual de casi medio millón de embarazos en jóvenes menores de 20 años, lo que genera un promedio de mil 252 partos al día.

Cerda Franco hizo notar que en 2012 ocurrieron 2.2 millones de nacimientos, de los cuales 72.9 por ciento fueron de madres de 15 a 29 años; y uno de cada seis partos (16.4 por ciento) fueron de madres adolescentes de 15 a 19 años de edad.

Indicó que, de acuerdo con el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), el embarazo en jóvenes es una problemática de urgente atención a nivel nacional debido a las complicaciones que lo acompañan.

La diputada explicó que ello debido a que las tasas de mortalidad son más altas, hay riesgos para los bebés y el impacto en la calidad de vida de los infantes y de las mamás jóvenes se van tornando complejas.

Aunado a esto, agregó, sólo siete por ciento de los adolescentes que se convierten en padres tienen una fuente segura de ingresos económicos, así como la capacidad económica para mantener a sus hijos.

Además, dijo, el embarazo adolescente provoca la mayor deserción escolar en bachillerato, ya que más de 80 por ciento de jóvenes que estudian y resultan embarazadas interrumpen sus estudios y, con posterioridad al nacimiento, sólo algunas regresen a la escuela.

Frente a este panorama, es fundamental reforzar los programas de prevención de embarazos en la adolescencia, así como desarrollar estrategias y campañas para orientar y concientizar sobre las causas de éste, sus implicaciones, opciones para prevenirlo y explorar los aspectos que permiten a las jóvenes continuar con su proyecto de vida.

En cuanto al abandono escolar de adolescentes embarazadas, consideró pertinente fortalecer las políticas públicas, oportunas y eficaces, enfocadas a los centros de educación básica, media superior y superior.

Las que permitan a las jóvenes embarazadas o madres adolescentes contar con un apoyo económico para continuar sus estudios básicos y, en consecuencia, poder aspirar a un proyecto de vida funcional, puntualizó.