Irak recupera la mayor refinería del país en manos yihadistas

Las fuerzas de seguridad iraquíes entraron hoy por primera vez en la mayor refinería de petróleo del país tras conseguir expulsar de la zona a los yihadistas del Estado Islámico (EI), informaron fuentes policiales y la televisión estatal iraquí.

El Batallón de Mosul, una de las principales fuerzas oficiales en la guerra contra los yihadistas, ingresó en las instalaciones de Beiji por primera vez en cinco meses, precisó el coronel de la Policía, Saleh Jaber, miembro de la fuerza de protección de la refinería.

La televisión pública de Irak mostró este martes imágenes en vivo de tropas iraquíes aparentemente liberando la refinería petrolera de Beiji, en manos de los yihadistas del EI desde el verano pasado.

La transmisión mostró vehículos militares ondeado la bandera de Irak circulando por las instalaciones de la refinería, reportó la cadena de televisión qatarí Al Yazira.

La recuperación de la instalación de Beiji proporcionará un impulso fundamental para las tropas gubernamentales encargadas de restaurar la estabilidad en el país, que enfrenta su peor crisis de seguridad desde que el presidente Sadam Husein fue derrocado en 2003.

El EI se apoderó en junio pasado de la ciudad de Beiji (en el norte de Irak) y cercó la refinería, que produce 250 mil barriles de crudo diarios, durante su primer avance en el país.

Las fuerzas iraquíes lanzaron en octubre pasado una amplia operación -con respaldo de los bombardeos de la coalición internacional- para recuperar las áreas al norte de Tikrit, capital de la provincia de Saladino, donde se encuentra Beiji.

En siria, la coalición internacional, encabezada por Estados Unidos, también lanzó el pasado 23 de septiembre ataques aéreos en el norte del país para detener el avance del EI.

El aumento de los bombardeos ha originado un retroceso de los yihadistas, lo que ha sido aprovechado por los combatientes kurdos para retomar el control de varias partes de Kobane.

Este martes, combatientes kurdos capturaron seis edificios usados por el EI que asedia la ciudad de Kobane y se apoderaron de una gran cantidad de armamento y munición que pertenecía al grupo yihadista, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

La captura de los edificios, que están en un lugar estratégico cerca de la Plaza de Seguridad de Kobane, donde están los principales edificios municipales, tuvo lugar tras cruentos enfrentamientos entre los kurdos sirios y los yihadistas, los cuales dejaron 13 muertos.