Indígenas y sindicatos marcharán contra políticas de Correa

Indígenas y sindicatos de Ecuador marcharán mañana para rechazar la reforma laboral presentada por el gobierno del presidente Rafael Correa y la enmienda que plantea la reelección ilimitada presidencial.

Será la segunda jornada de protesta que enfrente el mandatario en dos meses, luego que el 17 de septiembre pasado organizaciones obreras marcharon con apoyo de estudiantes y sectores opositores en la capital.

Las movilizaciones terminaron entonces en enfrentamientos entre manifestantes y fuerza pública, que dejaron al menos 34 policías heridos y más de medio centenar de detenidos en Quito, según reporte de las autoridades.

La nueva jornada de protesta, que según sus organizadores, será pacífica, es apoyada por la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie) y el Frente Unitario de Trabajadores (FUT).

El presidente de la Conaie, Jorge Herrera, dijo a periodistas que las marchas en Quito y otras ciudades del país, tienen como propósito rechazar las reformas al Código del Trabajo y las enmiendas a la Constitución.

La oficialista Alianza País promueve modificaciones a la carta magna, entre ellas la reelección indefinida de autoridades elegidas por voto popular en Ecuador, incluida la del presidente.

El domingo pasado, el canciller ecuatoriano, Ricardo Patiño salió en defensa de las reformas laborales y aseguró que "son verdaderamente revolucionarias y nos ponen a la vanguardia de derechos humanos a nivel mundial".

Los sindicatos consideran que la propuesta oficialista no es más que "un maquillaje" sin beneficios reales, pues en casos como la protección a la mujer embarazada contra despido intempestivo ya consta en la legislación actual.

"El Estado pretende controlar los sindicatos, los comités de empresa, ya que se dice que los sindicatos no pueden estar en contra de la política del Estado", dijo José Villavicencio de la Unión General de Trabajadores del Ecuador (UGTE).