ONU y Fescol entregan Premio Nacional Paz 2014 en Colombia

Tres Organismos defensores de la solución política negociada al conflicto armado colombiano buscan el Premio Nacional de la Paz, que otorgan hoy las Naciones Unidas, la Friedrich Ebert Stiftung (Fescol) y diferentes medios de comunicación.

La primera finalista es La Ruta Pacífica de las Mujeres, que es una propuesta de colectivos de mujeres cuya tarea "se centra en recuperar la memoria, encontrar la verdad y la justicia, reconocer los derechos de las mujeres y buscar de manera permanente la solución negociada del conflicto armado.

El segundo organismo es la Asociación Guardagolfo, que centra "su proyecto en el fortalecimiento productivo de pequeñas organizaciones en pesca, ecoturismo y otros productos con principios de desarrollo sostenible y con un alto componente de recuperación de tierras productivas".

Los Centros de Reconciliación, una propuesta social que busca capacitar en valores y herramientas de escucha, diálogo, construcción social y reconciliación a cualquier persona de cualquier edad y sector social que requiera un acompañamiento para encontrar salidas a partir del diálogo y el perdón, es la tercera finalista.

Los organizadores decidieron hacer un reconocimiento especial para Alan Jara, actual gobernador del departamento del Meta, quien estuvo más de siete años secuestrado por las guerrillas de las FARC, con el Premio Liderazgo por la Paz.

Este premio especial se otorga por el compromiso de Jara en la construcción de la paz y "cuyas prácticas se reflejan en la respuesta positiva de la comunidad".

Jara después "de recobrar su libertad ha estado siempre encaminado a la participación de espacios de acuerdo y diálogo para la liberación de policías, militares y civiles en poder de la guerrilla, además de su más reciente gesto de voluntad para participar en los diálogos de La Habana dentro del grupo de víctimas", anotó Fescol.

El Premio Nacional de Paz, se entregará en la noche de este marte en el Museo Nacional en el centro de esta capital y el acto coincide con la celebración de los dos primeros años de las negociaciones entre gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), para poner fin a cinco décadas de confrontación armada.