Urge ONU a Israel y Palestina ejercer moderación ante ola de violencia

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para Derechos Humanos (ACNUDH) expresó hoy su alarma por el asesinato de cuatro israelíes a manos de dos palestinos en un tiroteo en una sinagoga en Jerusalén y llamó a las partes a la moderación.

En la mañana de este martes, al menos cuatro israelíes murieron y otros ocho resultaron heridos, en un ataque perpetrado por dos palestinos en una sinagoga de Jerusalén.

El domingo, un conductor de autobús palestino fue encontrado ahorcado en un autobús en la misma ciudad, en circunstancias poco claras, dijo en rueda de prensa aquí el portavoz del ACNUDH, Rupert Colville.

Además, al menos otras seis personas -entre ellos cinco israelíes y un ecuatoriano- fueron asesinados en el último mes en supuestos ataques de automóviles dirigidos hacia la gente y ataques con cuchillos.

Al menos, agregó Colville, tres sospechosos palestinos murieron cuando las fuerzas de seguridad israelíes reaccionaron a estos incidentes.

En respuesta, Israel anunció la demolición de seis casas de palestinos presuntamente implicados en algunos de las acciones anteriores.

El ACNUDH pidió a las autoridades israelíes que "se contengan, que no realicen actos punitivos colectivos, como demoler casas, y que tengan en cuenta las posibles consecuencias inflamatorias de sus actos".

Asimismo, llamó a todas las partes a refrenarse y contenerse para frenar la ola de violencia en la que están sumidos Israel y los Territorios Palestinos Ocupados.

"Hacemos un llamado a israelíes y palestinos para actuar con moderación y a basarse en el respeto a los derechos humanos", concluyó Colville.