Mantiene Ejército Islámico aún a una mujer estadunidense como rehén

Dos ciudadanos estadunidenses, ambos de 26 años de edad, siguen secuestrados en Siria. Una mujer en poder del Estado Islámico (EI), y un hombre de quien se ignora quién lo retiene.

La rehén es la única de sexo femenino en poder del EI, que busca el establecimiento de un califato en el norte de Siria e Irak. Trabajadora humanitaria en un orfanato, fue secuestrada en agosto de 2013, junto con otros compañeros ya liberados.

A petición de su familia se ha ocultado su nombre, pero se destaca que a diferencia de otros rehenes ejecutados, ella no apareció en la parte final del video conocido la víspera que muestra a Peter Kassig tras su decapitación.

Kassig viajó a Irak como soldado del Ejército estadunidense en 2007, regresó a su país y volvió a la zona pero convertido en trabajador médico, calidad en la que fue retenido por el EI en octubre de 2013.

EI ha decapitado a dos rehenes británicos -Alan Henning y David Haines- y a dos estadunidenses -James Foley y Steven Sotloff. El asesinato de Kassing fue confirmado la víspera por el presidente estadunidense Barack Obama, quien lo calificó de hecho diabólico.

Tras cada una de esas decapitaciones aparecía la siguiente víctima, pero el video de la víspera no muestra a la trabajadora humanitaria, y se ignora qué motivó el cambio de rutina en la larga grabación, otra diferencia respecto a anteriores.

Solo se tiene la certeza de que EI va a analizar las repercusiones de asesinarla antes de tomar alguna decisión, señaló una fuente de contrainteligencia a The Daily Beast.

El otro rehén estadunidense, el periodista Austin Tice, desapareció en Siria hace poco más de dos años, y mientras Washington acusa al gobierno de ese país, en los hechos no ha sido verificado y se carece de mayor información.