Todo lo he aprendido a través de la música: Javier Álvarez

Amante del sonido, autor de más de 80 obras para orquesta y de cámara, piezas para cine y danza, el compositor mexicano Javier Álvarez Fuentes (1956) aseguró que la música es para él la vida completa, lo único que sabe hacer y la que le ha enseñado todo.

Reconocido con el Premio a la Trayectoria Instrumenta Oaxaca 2014, en el marco de las actividades del encuentro que se realiza del 6 al 23 de noviembre en diversas sedes de la capital oaxaqueña, Álvarez Fuentes aseguró que lo que entiende de ética, moral y ciencia, lo ha aprendido a través de la música.

"Siempre me fascinó el sonido y fue una cosa muy natural pasar de la curiosidad a interesarme por la música de manera más formal, así que a los 12 años ya estaba tocando. Para mí la música es la vida completa", aseguró en un comunicado difundido por el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA).

Recordó que sus primeras experiencias con la música las tuvo muy niño, se entretenía con el ruido de las llaves, con la vibración que producía la entrada del aire a los tubos y con el sonido que generaban las resistencias de las lámparas.

A sus 58 años, el ganador del Premio Nacional de Ciencias y Artes 2013, afronta un reto que califica de "super divertido" y que asume con gran generosidad: tallerear durante dos semanas con jóvenes compositores y contribuir en el proceso de acabado de 10 obras nuevas.

Las obras, señaló, serán estrenadas en un concierto especial el próximo 22 de noviembre, como parte de las actividades de Instrumenta Oaxaca 2014.

Sobre el reconocimiento a su trayectoria por parte del festival, Javier Álvarez se mostró feliz al recibir la pieza de arte-objeto creada por la artista plástica mexicana Sandra Pani, entregada por Ignacio Toscano, creador y director general de Instrumenta Oaxaca.

"Me siento halagado. El reconocimiento no es solo para mí, también es para todas las personas que de alguna manera me han ayudado a hacer lo que hago. Nunca trabajé para ganar premios sino porque me gusta hacer lo que hago", expresó.

Consideró que en México "tenemos talento e inteligencia, pero necesitamos que existan oportunidades... porque a pesar de que los retos han sido duros, el maestro Toscano no ha perdido la convicción y sigue firme con su proyecto".

Celebró que en el país exista un nutrido número de compositores "lo cual hace que haya una enorme diversidad de música, porque se pueden escuchar obras de muy diferente factura y énfasis estético".

Pilar de la creación musical en México por su tendencia plural y de integración estilística tanto en la música acústica como en la electrónica, Javier Álvarez asegura estar perdido en su imaginación "siempre he sido muy ecléctico, me he pasado la vida experimentando en muchas áreas, me gusta probar de todo".

Indicó que recientemente concluyó una obra en homenaje al escritor Rubén Bonifaz Nuño, inspirada en su poema "Amiga no envejezcas", por encargo del INBA, para el Ensamble Tamayo, que la estrenará el 10 de diciembre en el auditorio de la Sociedad de Autores y Compositores de México.

Además, después de su participación en Instrumenta Oaxaca regresará a crear una obra electroacústica para una exhibición pictórica y, posteriomente, se adentrará en una obra para orquesta.

Mientras que el domingo 23 de noviembre la Orquesta Sinfónica Nacional interpretará su pieza "De aquí a la veleta" que escribió en 2013 por encargo de la Sinfónica de Minería, en un concierto-homenaje a Octavio Paz que tendrá lugar en el Palacio de Bellas Artes de la Ciudad de México.