Presidente colombiano descarta discutir temas militares con guerrilla

El presidente colombiano Juan Manuel Santos negó hoy que en La Habana, los representantes del gobierno negocien con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) asuntos que perjudiquen a las Fuerzas Militares.

"Aquí no se está negociando nada que los vaya a perjudicar; todo lo contrario, las Fuerzas Militares de Colombia en el posconflicto, hacia el futuro, van a tener unas oportunidades mucho más amplias que las que hoy tienen", subrayó.

En una visita a la base militar de Apiay, en el sureste colombiano, Santos reiteró que en La Habana, Cuba, sede de las conversaciones de paz entre su gobierno y las FARC, sólo se discute la agenda establecida.

Explicó que "lo que se negoció fue simplemente unas reglas de juego que profundizan nuestra democracia; no se les ha dado ninguna prebenda especial, ahí no hay ninguna modificación a nuestro estado de derecho, a la institucionalidad".

El derechista Centro Democrático, encabezado por el expresidente colombiano Álvaro Uribe (2002-2010), arreció sus críticas contra el gobierno, al que acusa de hacer concesiones a la insurgencia en la mesa de negociación.

"Aquí no vamos a cambiar nuestro sistema político, nuestro sistema económico. Aquí en esta mesa de negociación vamos a negociar solamente los puntos para ponerle fin al conflicto", dijo Santos a las tropas.

El mandatario pidió a las Fuerzas Militares "no dejarse comer a cuentos. Aquí no se está negociando nada que los vaya a perjudicar; todo lo contrario, las Fuerzas Armadas hacia el futuro, van a tener un mayor bienestar".

El gobierno de Santos mantiene desde 2012 diálogos de paz con las FARC en La Habana para poner fin a cinco décadas de conflicto interno, proceso que tiene a Cuba y Noruega como garantes y a Venezuela y Chile como acompañantes.