Jefe militar de EUA visita Irak para evaluar lucha contra el EI

El jefe del Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos, general Martin Dempsey, realizó hoy una sorpresiva visita a Irak para supervisar de primera mano la evolución de la lucha contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI).

La visita de Dempsey se produjo apenas dos días después de que el jefe militar manifestó al Congreso que Estados Unidos consideraría el envío de un número modesto de fuerzas a Irak para luchar junto con las tropas de ese país contra el EI.

Dempsey viajó a Irak "para platicar con políticos y funcionarios de seguridad iraquíes sobre la próxima fase de la campaña para derrotar al EI", indicó en su cuenta de Twitter Brett McGurk, diplomático del Departamento de Estado encargado de Irak, según la cadena CNN.

El portavoz del Pentágono, Jim Gregory, reveló que Dempsey se reunió con el primer ministro iraquí Haider al Abadi, así como con el embajador Stuart Jones, tropas estadunidenses y comandantes en aquel país, de acuerdo con la fuente.

"El propósito principal de su visita es para observar de primera mano la situación en Irak, recibir sesiones informativas y tener mayor sentido sobre cómo está progresando la campaña", dijo Gregory.

Es la primera visita del más alto militar estadunidense a Irak desde que el presidente Barack Obama ordenó el envío de asesores castrenses, ante el avance de la guerrilla del EI, luego de casi tres años de la salida de sus tropas de ese país.

En agosto pasado, aviones estadunidenses iniciaron bombardeos para contrarrestar el avance del grupo yihadista.

El plan que evalúa Estados Unidos es el de implicar más a sus consejeros militares con las fuerzas iraquíes y kurdas que combaten contra el EI.

La visita de Dempsey llega en un momento en el que las fuerzas apoyadas por Estados Unidos han logrado retomar el control de algunas áreas importantes, como la refinería próxima a la ciudad de Baiji.

Asimismo, las fuerzas kurdas han logrado expulsar al EI de la localidad de Zumar y los bombardeos alcanzaron hace una semana a una reunión de comandantes del grupo yihadista cerca de Mosul.

El ejército estadunidense mantiene en Irak a unos mil 400 militares y una nueva autorización del gobierno permite desplegar hasta tres mil 100 asesores castrenses.