Concierto de Sinfónica de Xalapa abre Festival de Música de Morelia

La Orquesta Sinfónica de Xalapa (OSX) ofreció la víspera un concierto extraordinario basado en una selección de obras, todas monumentales en su sonoridad, con lo que dio inicio el 26° Festival Internacional de Música de Morelia "Miguel Bernal Jiménez".

El concierto inició con una pieza clásica del repertorio de Gioacchino Rossini (1792-1868), la Obertura a "Guillermo Tell", con lo que desde el principio montó una atmósfera épica que llevó a todos los presentes hasta las batallas libradas por Napoleón en la Europa de su tiempo, de su gloria y su ocaso.

Dicha interpretación le granjeó al director de la OSX, el brasileño Lanfranco Marcelletti, la primera de numerosas ovaciones que cosechó en el transcurso de la noche en el Teatro Morelos, de esta ciudad, recinto erigido como sede del evento que se desarrollará éste y los dos próximos fines de semana.

Minutos antes, foro y asistentes habían sido testigos de la breve ceremonia de inauguración por parte del gobernador de la entidad, Salvador Jara Guerrero. "No venimos a escuchar discursos; venimos para oír música", enfatizó el mandatario local.

Dicho lo anterior, la orquesta se adueñó del escenario. Los 105 músicos ocuparon cada cual su sitio en el escenario para dar inicio al concierto inaugural del festival que dirige Verónica Bernal Vargas.

El repertorio incluyó la pieza "Capricho español", de Nikolai Rimsky-Korsakov (1844-1908); la Obertura a "Rienzi", colosal pieza sinfónica de Richard Wagner (1813-1883) que dio paso a la evocación de Ludwig van Beethoven (1770-1827) con "El triunfo de Wellington o La batalla de Vitoria".

La presentación de la OSX concluyó con una de las máximas composiciones de Piotr Ilich Tchaikovsky (1840-1893), la "Obertura solemne 1812", y luego vino el encore que el público agradeció con insuperables muestras de reconocimiento, respeto y franca admiración por esa agrupación musical.

Como preámbulo al concierto, por la "Alfombra Rosa" instalada en la explanada del teatro desfilaron personalidades de los ámbitos político, cultural, educativo y artístico de los tres niveles de gobierno, quienes admiraron la exposición de instrumentos musicales.

Pero no son, sin embargo, instrumentos musicales convencionales. Son instrumentos que han sido intervenidos por artistas plásticos anónimos quienes plasmaron en ellos su visión del arte contemporáneo universal y de raíces nacionalistas, como el dibujo de órganos, cactus y nopales con frutos sobre un chelo.

Los organizadores hicieron propicia la noche para informar que el Festival Internacional de Música de Morelia "Miguel Bernal Jiménez" surgió en julio de 1989 con el objetivo de fomentar la difusión y la enseñanza musical, objetivo que a la fecha se ha alcanzado con evidentes frutos.

De la mano del Conservatorio de Las Rosas, primer conservatorio de América, y con base en el proyecto del ilustre compositor michoacano Miguel Bernal Jiménez, ha conseguido a lo largo de un cuarto de siglo presentar algunos de los más grandes exponentes de la música de concierto en todo el mundo.

Se ha convertido en una importante vitrina para los mejores músicos mexicanos y se ha constituido como un enlace entre los alumnos de los conservatorios del país y los músicos más destacados que participan en cada una de sus ediciones, quienes les han impartido cursos y clases magistrales gratuitas.

El Festival ha sido ganador de la "Medalla Mozart", otorgada por el gobierno austriaco y ha sido nominado dos veces a las Lunas del Auditorio como "Mejor espectáculo clásico". Es considerado por la crítica especializada como el mejor Festival de Música de Concierto en México.

El compositor, organista, director de coro y orquesta, profesor y musicólogo católico Miguel Bernal Jiménez nació el 16 de febrero de 1910 en Morelia, Michoacán, y murió en León, Guanajuato, el 26 de julio de 1956, víctima de un infarto al corazón, de acuerdo con la investigadora Lorena Díaz Núñez.

La especialista en este personaje y su amplia obra destacó que en el año 1917 ingresó en el Colegio de Infantes de la Catedral de Morelia y en 1920 en el Orfeón Pío X, llamado más tarde Escuela Superior de Música Sagrada, en donde obtuvo gloriosamente y con todos los honores la Licencia Gregoriana en 1927.

Su catálogo cuenta con 251 registros, entre música vocal e instrumental, sacra y profana. Fue el máximo representante de la música sacra en el siglo XX, encabezó el nacionalismo sacro, aunque también compartió la estética del nacionalismo laico, y fue autor de numerosos artículos y de varios libros.