Necesaria la protección internacional para menores migrantes: ACNUR

Cerca de 49 por ciento de los menores migrantes no acompañados que cruzan territorio mexicano en dirección a Estados Unidos, sin documentos, requieren medidas de protección internacional, aseguró Hamdi Bukhari, representante de ACNUR en México.

Al presentar este martes el estudio "Arrancados de raíz", que analiza la situación de estos menores, el representante del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) detalló que hacia falta un estudio detallado para ver las razones de esta migración.

Se estudió a la población migrante que proviene de Honduras, Guatemala y El Salvador (zona de Centroamérica conocida como "El Triángulo del Norte") y se encontró que los motivos del éxodo son variados.

Por ejemplo, la pobreza y la marginación social, pero también los alarmantes niveles de violencia y crimen organizado, que recluta forzadamente a los menores.

Aunque también, destacan la violencia de género y la intrafamiliar, que hacen que 48.6 por ciento de estos menores requieran protección internacional.

Aunque Hamdi Bukhari reconoció el adecuado trabajo de instituciones mexicanas como el Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) y la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados, aseguró que, de acuerdo con los resultados del estudio, es necesario reforzar la capacitación para que los funcionarios identifiquen a niños con necesidad de protección.

Específicamente, es necesario establecer medidas efectivas para no deportar a menores que corren serios riesgos y considerarlos bajo el esquema de protección internacional.

En decir de Abbdel Camargo, autor del estudio, 90 por ciento de estos menores no acompañados tienen entre 11 y 17 años y de ellos, la mitad son hondureños.

En Honduras, uno de cada siete víctimas de delitos violentos son hombres de entre 15 y 29 años, lo cual demuestra que estos menores están saliendo para huir de la violencia.

De hecho, el año pasado el número de menores que salieron de Honduras creció en 83 por ciento respecto al anterior y el número de solicitudes de asilo en México se elevó en 90 por ciento.

Además, el estudio reveló algunas condiciones sociales que explicarían por qué estos niños salen de sus países sin compañía. Por ejemplo, 40 por ciento son huérfanos de padre o madre; 20 por ciento jamás ha vivido con sus padres y 37 por ciento se ve obligado a trabajar.

Y aunque las tres principales causas identificadas como motivo original del desplazamiento son la violencia, la desprotección estatal y la pobreza, visto más de cerca la fragmentación de la comunidad y la familia ocupan lugares importantes.

Por ejemplo, muchos niños entrevistados en las estaciones migratorias de Tapachula, Chiapas, e Iztapalapa, en la ciudad de México, afirman que les faltan expectativas de escuela, de salud y de un eventual trabajo en el futuro y por eso huyen.

Además, aunque muchos han sido víctimas o testigos de delitos graves, no pueden identificar claramente la violencia como causal de su salida, lo cual habla de "la normalización de la violencia". De hecho, a muchos no siempre les preocupaba su bienestar, a pesar de ver graves delitos a su alrededor.