Río de Janeiro y Sao Paulo invertirán tres mil mdd contra peor sequía

Río de Janeiro y Sao Paulo anunciaron hoy que invertirán más de tres mil 300 millones en los próximos años para combatir los efectos de sequía, la peor en 84 años que afecta a la capital económica de Brasil.

En Sao Paulo se prevé que el desembolso sea de unos mil 300 millones de dólares en ocho obras de infraestructura para mejorar el acceso y distribución de agua, pues esta sequía ha provocado gran preocupación y racionamiento encubierto en zonas de la ciudad y del estado de Sao Paulo.

La escasez de lluvias -además de la mala previsión gubernamental- causó una caída de las reservas hídricas en los embalses y presas, y las autoridades decretaron dos veces en los últimos cuatro meses el uso de las reservas estratégicas del mayor embalse, el de Cantareira.

Dicho embalse abastece a 8.8 millones de personas y sus niveles se sitúan en la actualidad en torno al 11 por ciento del total de la capacidad.

En Río de Janeiro, donde algunos estanques están en sus niveles más bajos en 36 años, las obras serán aún mayores y se prevé que el impacto para llevar el suministro a todo el estado no se llevará a cabo hasta 2030.

Brasil posee el 13 por ciento de las reservas de agua dulce del mundo, pero un 70 por ciento se encuentran en el Amazonas y no son accesibles para las grandes urbes -Sao Paulo, Río de Janeiro, Belo Horizonte- del sudeste del país.