Accidente de tránsito en Pakistán deja al menos 58 muertos

Al menos 58 personas perdieron la vida y otras 10 más resultaron heridas hoy al estrellarse de frente un autobús de pasajeros con un camión que transportaba mercancías en la localidad de Sukkur, en el sur de Pakistán.

La policía paquistaní informó que el fatal accidente ocurrió la mañana de este martes en Sukkur, cerca de la ciudad de Khairpur, provincia de Sindh, cuando el conductor del autobús intentaba rebasar a un vehículo y se impactó con el camión que viajaba en sentido contrario.

Después de la colisión, el autobús volcó y se incendió, por lo que su tanque de combustible estalló, indicaron fuentes de la policía de Khairpur y señalaron que la presencia de niebla en la zona habría sido la causa del percance.

El autobús transportaba a alrededor de 70 personas y había partido la noche del lunes desde el distrito de Swat, en la nororiental provincia de Khyber Pakhtunkhwa, con dirección a la ciudad portuaria de Karachi, en la sureña Sindh.

Los equipos de emergencias y rescate llegaron a la zona del accidente para trasladar a las víctimas hacia hospitales de Sukkur y Khaipur, de acuerdo con reportes del periódico paquistaní The Dawn.

El balance de víctimas proporcionado por autoridades médicas fue de 58 muertos, incluidas 21 mujeres y 19 niños -menores de 14 años-, pero advirtieron que la cifra podría elevarse debido a la gravedad en que se encuentran las personas heridas.

El gobernador de la provincia de Sindh, Ishratul Ibad Khan, expresó sus condolencias a los familiares de las víctimas y ordenó que les sea proporcionada la mejor atención médica a los lesionados, mientras que el primer ministro de Pakistán, Nawaz Sharif, lamentó la tragedia.

El inspector general de la policía de tránsito de Sukkur, AD Khawaja, explicó que cuando el autobús se estrelló llevaba sobre cupo de pasajeros y viajaba a una velocidad de 100 kilómetros por hora.

Los accidentes en carreteras y caminos son frecuentes en Pakistán y cada año se cobran cientos de vidas humanas, debido a las pésimas condiciones en que se encuentran las vías terrestres, a la falta de mantenimiento de los vehículos y a la irresponsabilidad de conductores.