La Trouppe rinde homenaje a las artes circenses

Títeres que caminan en la cuerda floja, elefantes en dos patas, caballos que hacen coreografías en escena y mucha diversión, son algunos de los atractivos del espectáculo "Titerino Circus Trouppe", que esta tarde inició temporada en el Lunario del Auditorio Nacional.

Se trata de una pieza de la compañía "La Trouppe" que regresó a este escenario para presentar este homenaje al circo, mediante 13 divertidos cuadros escénicos y "sketches".

Mezclando teatro negro, títeres y payasos, los trupos ofrecen un espectáculo mágico, no convencional de las artes circenses, con el que además de atrapar a los pequeños, hacen circo en el cerebro del espectador adulto.

Empleando la misma estructura del arte circense, trupo, el jefe de pista; Lady Lucas; Noni Pelusas, Canica el "Hombre Orquesta", Titta, Moñeta, Tilo, Titirola y Matias, acompañados por cerca de 20 personajes, deleitan con un show abstracto, surrealista y con mucho humor.

De acuerdo con los integrantes de la compañía, "Titerino Circus Troppe", no cuenta una historia, sino que ofrece la misma estructura de un espectáculo circense, sólo que aquí invitan una mágica fantasía musical con títeres-cirqueros, y el original estilo de la agrupación.

Domadores, trapecistas, dulceros, muchos payasos y magia, se hacen presentes no sólo en el interior del recinto, sino incluso en el vestíbulo, dando así la bienvenida a los pequeños.

Y aunque a algunos pequeños les asuste y provoque llanto, fueron una sensación para los mayores, algunos de ellos hasta la foto se tomaron.

En el interior, cada uno de estos personajes brinda un espectáculo familiar arropado por el arte del clown y por supuesto la mímica.

En medio de un escenario adornado tipo carpa, con decenas de luces de colores alrededor, un baterista ejecuta los sonidos de caídas, golpes, etcétera.

Mauro Mendoza, alias "Truppo", ataviado con sombrero de copa, es el maestro de ceremonias que se encarga de la presentación de los personajes y de manera amanea conduce el show.

Convencido de que la naturaleza del payaso es la torpeza humana, en "Titerino Circus Trouppe", la familia no ve pastelazos o burlas, sino mucho humor, magia, números musicales y títeres que despiertan la imaginación, hasta de los más grandes.

Es la magia del teatro negro la que en la mayor parte del espectáculo se hace presente.

La agrupación se presentará todos los domingos de noviembre en el recinto situado a un costado de Campo Marte.