Irak investiga si líder de Estado Islámico murió en bombardeos de EUA

Autoridades de Irak investigan si el líder del grupo yihadista Estado Islámico (EI), Abu Bakr al-Baghdadi, murió o resultó herido en un ataque aéreo de la coalición internacional, encabezada por Estados Unidos, en el norte del país.

"Hasta ahora no hay información precisa disponible", dijo este domingo un funcionario de los servicios de inteligencia de Irak cuando se le preguntó acerca de si al-Baghdadi había muerto, según la cadena árabe Al Arabiya.

"La información proviene de fuentes no oficiales y no ha sido confirmada hasta ahora, estamos trabajando en eso", agregó el funcionario, sin especificar lo que indican los informes iniciales.

Los canales de televisión árabes reportaron que al-Baghdadi resultó herido o quizás murió en los bombardeos de la coalición internacional en el norte de Irak.

El Comando Central de Estados Unidos indicó que aviones de la coalición internacional realizaron la víspera una serie de ataques aéreos contra "una reunión de dirigentes del EI cerca de Mosul", sin embargo no pudo confirmar si al-Baghdadi se encontraba en el lugar.

Explicó que los bombardeos destruyeron un convoy formado por 10 camiones armados del EI.

Poco antes, la cadena Al Arabiya, que citó fuentes tribales, informó que al-Baghdadi se encuentra en estado "crítico" tras haber sido alcanzado por uno de esos ataques, que también causaron la muerte de decenas de miembros del grupo yihadista.

La agencia iraquí de noticias NINA reportó que al menos 16 miembros del EI han muerto en un bombardeo efectuado por la coalición internacional en el distrito de Shura, en Mosul.

En tanto, una fuente de seguridad y un comandante militar de Irak aseguraron que los bombardeos de la coalición han acabado con la vida de dos líderes regionales del EI: el dirigente en Anbar, Abu Muhannad al Sweidawi, así como el de Deir Ezzor (Siria), Abu Zahra al Mahamdi.

De confirmar la muerte del líder del EI, sería una gran victoria para la coalición internacional que lleva a cabo ataques aéreos contra los yihadistas y ayudar a las fuerzas iraquíes a recuperar grandes áreas que han perdido ante el grupo extremista.

Las versiones sobre la presunta muerte de al-Baghdadi se conocen después de que el presidente estadunidense, Barack Obama, autorizó el despliegue de hasta mil 500 soldados a Irak para asesorar y entrenar a las fuerzas iraquíes y a combatientes kurdos en su lucha contra el EI.