Ruso Kovalev destrona a Hopkins y unifica títulos semipesados

El corazón de guerrero de Bernard Hopkins no fue suficiente contra el ruso Sergey Kovalev, quien derrotó al estadounidense por decisión unánime para unificar los títulos semipesados de la AMB, FIB y OMB.

"The Krusher" Kovalev llegaba como monarca de la Organización Mundial de Boxeo y salió del Boardwalk Hall de Atlantic City, Nueva Jersey, con dos cinturones más, los de la Asociación Mundial y de la Federación Internacional, tras imponerse por 120-107, 120-107 y 120-106.

Muy temprano, el ruso mostró que la experiencia e historial de su oponente no sería un obstáculo para él y lo mandó a la lona en el primer episodio, pelea en la que realizó buenas combinaciones que hicieron daño al norteamericano.

A base de velocidad conectó varios golpes al "Alien", quien soportó derechazos de Kovalev, que lucía concentrado y como amplio dominador de la reyerta.

Con el paso de los episodios. el dominio del "Krusher" fue notorio, por lo que Hopkins buscó un impacto letal que le diera la victoria antes de llegar a las tarjetas, lo que nunca ocurrió; en cambio, estuvo cerca de regresar a la lona en el octavo giro.

En el décimo round, la afición se emocionó con un derechazo sólido que propino Hopkins al ruso, quien pese a tal situación seguía mostrándose mejor sobre el cuadrilátero.

Ya en el episodio final, Hopkins rozó el milagro con una izquierda que sacó de balance al ruso, aunque lo único que logró fue desatar su furia, pues "Krusher" le propinó una golpiza y estuvo muy cerca de noquear al "Alien", y aunque no lo logró festejó el triunfo.

En la pelea semiestelar, en peso welter, el estadounidense Sadam Ali (21-0, 13 KOs) venció por nocaut técnico al argentino Luis Carlos Abregú (36-2, 29 KOs), al 1:59 minutos del noveno round.

Tras ofrecer pocas emociones en los primeros rounds, fue a partir del sexto cuando llegaron, con Ali mejor que el "Potro", quien visitó la lona por primera ocasión en ese episodio, lo que repitió en el noveno, antes de ser vapuleado y de que el réferi interviniera.