Permitiría ahorros Instituto Nacional de Elecciones: Valdés Zurita

La transformación del IFE en un Instituto Nacional de Elecciones y la creación de una Ley de Partidos permitiría abaratar la democracia en México y destinar más recursos económicos a resolver otras necesidades que tiene el país, opinó el consejero presidente del IFE, Leonardo Valdés Zurita.

Entrevistado en el Senado de la República, expuso que la democracia mexicana está madura para sustituir al Instituto Federal Electoral (IFE) por el Nacional de Elecciones, como lo propone el Partido Acción Nacional (PAN).

Comentó que el análisis debe partir del reconocimiento a la heterogeneidad del perfil político de la República Mexicana, así como "de la cuestión económica y financiera, porque hay que señalar que la creación del Instituto Nacional Electoral implicaría una disminución significativa de los recursos para organizar las elecciones".

Asimismo, añadió, para una ley nacional de partidos es preciso reconocer que dichos organismos políticos reciben financiamiento público a nivel federal y en los estados de la República.

"Si eso se regulara en mejores términos y se hiciera homogéneo para toda el país, también ahí habría un ahorro significativo de recursos", consideró el consejero presidente del IFE.

Esos ahorros son muy importantes, debido a las necesidades del país en materia de hospitales, escuelas y carreteras, por lo que "sería importante dar pasos para disminuir el gasto en la organización de las elecciones, el financiamiento de los partidos políticos y derivar esos recursos a solucionar problemas graves", enfatizó.

Crear un Instituto Nacional Electoral que se encargue de las elecciones federales y de las locales sería un avance institucional sumado a la promulgación de una ley de partidos que sí hace falta, aseveró.

"En México carecemos de un ordenamiento legal que incentive y obligue a los partidos políticos a llevar una vida interna democrática, pero también está contemplado, en el mismo Pacto por México, la promulgación de una ley nacional de elecciones", indicó.

Dicha ley debe hacerse cargo de la heterogeneidad de la vida política, para que efectivamente esa autoridad electoral nacional pueda conducir adecuadamente los procesos electorales, abundó.

"Creo que nuestra democracia está madura para dar esos pasos, son tres pasos importantes: nueva ley de partidos, nueva ley electoral nacional y una autoridad electoral nacional, que dé garantía y confianza a los ciudadanos de que los votos se cuentan y se cuentan bien", concluyó.