La actriz Mónika Sánchez adelantó que "Gisela", su personaje en la telenovela "La Gata", seguirá dañando a la protagonista hasta el último capítulo, en el que podría quedarse loca en el basurero o ir a la cárcel.

En entrevista con Notimex, la villana del melodrama que concluirá el próximo domingo, detalló que continuará con sus planes de destruir la felicidad de "Esmeralda Cruz".

"'Gisela' es una mujer bipolar, detalle fundamental en su personaje del cual ha tenido mucha tela de dónde cortar. Ella les hará la vida imposible a los protagonistas hasta el último capítulo, en el que podría quedar loca en el basurero o ir a la cárcel, como lo tiene merecido", apuntó.

Agradeció a la productora Nathalie Lartilleux la oportunidad de realizar este personaje, el cual le implicó un gran reto que ha tenido un resultado satisfactorio.

Al preguntarle si como villana le pidió consejo a la actriz Laura Zapata, Mónika resaltó que sí, ya que es una gran persona a quien admira desde hace muchos años.

"En general todo el elenco y la producción armamos un buen equipo, en mi caso jamás he tenido problemas con nadie a lo largo de mi carrera, a pesar de que siempre hay situaciones en las que el ego va por delante, pero siempre trato de encontrar el lado positivo.

"Con Laura Zapata la relación fue muy buena y cercana, debido a que ambas representábamos a unas villanas con el mismo objetivo. Nos juntábamos y me daba consejos", detalló la actriz.

En torno a sus proyectos futuros, Sánchez dijo que tiene una propuesta de cine que está considerando, "es la historia de Juan Diego, se trata de una producción mexicana... podríamos decir que es entre documental y película que podría filmarse antes de fin de año".