Es "plaga vergonzosa" el tráfico de seres humanos: Vaticano

Un alto funcionario del Vaticano calificó hoy como "plaga vergonzosa" el tráfico de seres humanos, al pedir que ese fenómeno sea condenado con firmeza y erradicado de las sociedades "que quieren llamarse civiles".

Así lo dijo el cardenal Antonio Maria Veglió, presidente del Pontificio Consejo para la Pastoral de los Migrantes e Itinerantes, en la presentación del primer documento de la Santa Sede publicado en el pontificado del Papa Francisco y dedicado a la acogida de los refugiados.

El texto, titulado "Acoger a Cristo en los refugiados y en los desplazados forzosos", recoge una serie de orientaciones pastorales que sirven de guía para los activistas católicos involucrados en la atención a estos particulares grupos de personas.

"Hombres, mujeres y niños son innoblemente explotados y privados de toda decisión sobre su destino y sobre su vida", indicó.

Entre otras cosas el texto condenó a la industria del sexo, subrayando la necesidad de informar y sensibilizar a los clientes sobre la condición de esclavitud de las mujeres y de los menores.

Además deploró el trabajo forzado en varios sectores, el tráfico para el transplante de órganos, la reducción en esclavitud y el reclutamiento de los niños para los conflictos armados.

"Debe garantizarse la protección a todos los que viven en condiciones de migración forzosa, teniendo cuenta de las exigencias específicas que pueden ir desde el permiso de residencia para las víctimas de tráfico de seres humanos a la posibilidad de acceder a la ciudadanía para los apátridas", sostuvo Veglió.

Deploró que cada vez sea más frecuente que los refugiados se vean sometidos a la detención restrictiva, al internamiento en campos, a la limitación de la libertad de movimiento y del derecho al trabajo.