Más de 25.2 millones de personas participarán en simulacro de sismos

La Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) de Estados Unidos señaló hoy que más de 25.2 millones de participantes se han registrado en el primer simulacro internacional ante terremotos, a realizarse el próximo jueves.

En rueda de prensa ofrecida en el Museo Nacional de la Construcción, en Washington, el administrador de FEMA, Craig Fugate, junto con funcionarios y expertos presentaron los pormenores de "El Gran ShakeOut", en el que la mayoría de los voluntarios realizarán el simulacro a las 10:16 horas locales (14:16 GMT).

De acuerdo con FEMA, todos las entidades de Estados Unidos, así como 48 países alrededor del mundo se inscribieron en el simulacro ante terremotos.

California con más de 10.1 millones de personas tiene registrado el mayor número de participantes que incluyen oficinas gubernamentales, escuelas, empresas, hospitales, organizaciones no gubernamentales, así como individuos y familias.

Fuera de Estados Unidos el mayor número de voluntario registrados para realizar el simulacro provienen de Japón con 4.03 millones, México con más 760 mil, Pakistán con más de 101 mil e India con más de 100 mil.

Durante el encuentro con la prensa, se recordó que los expertos en manejo de emergencias y otras organizaciones oficiales del ramo coinciden en que "Agacharse, cubrirse y agarrarse" son las acciones apropiadas para reducir heridas y muertes durante un terremoto.

Se explicó que es mejor que las personas se agachen antes de que el terremoto las tiren al suelo, cubrirse bajo una mesa o escritorio y agarrarse de un objeto resistente hasta que haya dejado de temblar, así como protegerse la cabeza en caso de no encontrar un mueble donde guarecerse.

Por su parte, la directora en funciones de Investigaciones Geológicas de Estados Unidos (USGS), Suzette Kimball, anunció que se están instalando 36 sismómetros en la capital estadunidense para monitorear temblores en la zona y determinar su intensidad.

Los daños causados a edificios en Washington DC durante el temblor de Virginia de agosto de 2011, a pesar de una baja magnitud de 5.8 grados Richter y su epicentro a casi 150 kilómetros, puso en evidencia como la actividad sísmica puede ser amplificada por las condiciones geológicas locales, apuntó Kimball.

Recordó que ese sismo con epicentro en la costa este de Estados Unidos fue sentido por casi 100 millones de personas en el país, por lo que los sismómetros ofrecerán información que ayudará a predecir los efectos de temblores futuros.

En el Museo Nacional de la Construcción se presenta la muestra "Diseñando para el desastre", se exhiben los avances en Estados Unidos en la materia, realizados con la cooperación pública y privada.

El museo presenta las innovaciones de construcción para proteger a las comunidades en Estados Unidos ante la eventualidad de que se registrara un terremoto de efectos devastadores como los ocurridos en otros países.