Alertan sobre alza en importación de vehículos pesados "chatarra"

En los últimos cuatro años, los vehículos pesados "chatarra" importados de Estados Unidos representaron 23 por ciento del total de las ventas internas, advirtió el presidente ejecutivo de la Asociación Nacional de Productores de Autobuses, Camiones y Tractocamiones (ANPACT), Miguel Elizalde Lizárraga.

Refiere que en 2012 fue de 30 por ciento y en el primer bimestre de este año de 54 por ciento, lo que significa un crecimiento exponencial.

Expuso que en 2012 ingresaron al país 12 mil camiones usados importados considerados de desecho en Estados Unidos, lo que impactó de forma negativa la venta de camiones nuevos al mercado local, al representar 30 por ciento del mismo.

En un comunicado, el representante de las 14 empresas asociadas al organismo subraya que esas unidades chatarra representan un duro revés para la seguridad vial en calles y carreteras, así como del medio ambiente, entre otras afectaciones.

En este contexto, hizo un llamado a las autoridades judiciales para resolver cuanto antes los procedimientos legales vigentes que permiten la importación de vehículos chatarra.

Sugirió para ello incentivar el mercado interno de vehículos nuevos, a fin de generar más y mejores empleos en la industria fabricante de vehículos pesados en México, así como en las empresas proveedores y distribuidoras.

Dijo que el país debe regular la entrada de chatarra de Estados Unidos, porque de lo contrario no se podrá contar con una flota moderna.

"La prioridad de ANPACT y la industria automotriz es fomentar el mercado interno a través de la renovación del parque vehicular, con el propósito de que México cuente con vehículos más modernos, seguros, confiables y eficientes".

Por ello, continúo, es trascendental que el Senado de la República apruebe la reforma a la Ley de Caminos, Puentes y Autotransporte Federal que regula la entrada y permanencia de vehículos de carga al parque federal y promueve un programa de modernización para la renovación de la flota.

Así, se prohibirá el ingreso primario al servicio de autotransporte federal de carga y transporte privado a vehículos con una antigüedad mayor a cinco años y se restringirá el tránsito por territorio nacional de unidades pesadas de más de 20 años, puntualiza Elizalde Lizárraga.