Aspirante a jefa de diplomacia europea ve potencial en Latinoamérica

La aspirante a nueva jefa de la diplomacia de la Unión Europea (UE), la italiana Federica Mogherini, consideró hoy que la relación entre la mancomunidad y los países de América Latina y el Caribe tiene potencial que no ha sido explotado.

"La asociación de la UE con América Latina y el Caribe puede ser aún más fundamental", sostuvo en una audiencia con la comisión de Asuntos Exteriores del Parlamento Europeo (PE), encargada de evaluar la capacidad de Mogherini para ejercer el cargo al que ha sido nombrada.

"A veces lo que falta es un poco más de inversión política, tanto de nuestra parte como de los países de América Latina, para conseguir que así se explote todo su potencial", recomendó la actual canciller.

A su juicio, "relanzar la capacidad" europea de colaborar con la región latinoamericana "puede ser estratégico para todo el continente", dijo.

En ese sentido, confió en la posibilidad de concluir las negociaciones de un acuerdo de asociación con el Mercosur (Brasil, Argentina, Uruguay, Paraguay y Venezuela) antes de junio de 2015, para lo cual, dijo, "es fundamental trabajar con más energía".

La candidata también defendió la importancia de que la UE revise la relación que mantiene con Rusia durante los próximos cinco años, en los que dirigiría la política externa comunitaria.

"Actualmente, Rusia no es un socio (de la UE), sino un país estratégico y un vecino, particularmente de Ucrania. En los próximos cinco años tendremos que revisar nuestras relaciones", afirmó.

Sobre la tensión entre la UE y Rusia a raíz de la presunta injerencia de Moscú en la crisis política en Ucrania, Mogherini dijo optar por "una mezcla de posturas asertiva y diplomática".

La nominación de la italiana para el puesto de Alta Representante para la Política Exterior de la UE tiene que ser aprobada por la Eurocámara, que votará la ratificación del conjunto de miembros de la Comisión Europea (CE) el próximo 22 de octubre.

El puesto al que postula Mogherini tiene rango de comisario y hereda una de las vicepresidencias del Ejecutivo europeo.