Acuerdan combatir uso de drogas en canalización del Río Tijuana

La Secretaría de Seguridad Pública Municipal (SSPM) y la Universidad de California San Diego (UCSD), firmaron un convenio de colaboración para analizar el problema del uso de drogas en la canalización del río Tijuana.

El miembro de la Facultad de Salud Pública Global de la USCD, Jaime Arredondo y el titular de la SSPM, Alberto Capella Ibarra explicaron que se trata del diseño de estrategias para reducir los riesgos a la salud de los policías en el trato con adictos.

El directivo estadunidense, quien también es el coordinador del programa, explicó que la universidad sandieguina ha colaborado desde 2010 con instituciones federales, estatales y municipales de México y tiene varios proyectos de investigación en esta ciudad.

"Estas alianzas permiten capacitar a policías de Tijuana para reducir riesgos en el trato con usuarios de enervantes", manifestó durante la firma del convenio que se llevó a cabo con la subdirectora administrativa de la UCSD, Pamela J. Alexander.

También, para desarrollar investigación académica relativa al impacto de las recientes reformas a la Ley General de Salud en el ámbito de la política sobre drogas y sus efectos en los factores de riesgo para VIH entre los Usuarios de Drogas inyectables (UDI).

Agregó que la UCSD tiene interés especial en trabajar con el sector de Seguridad en Tijuana, a quien proporcionará información estadística sobre incidencia en delitos del fuero común y faltas administrativas, para que la Universidad desarrolle estudios.

Dijo que, además, la UCSD impartirá a personal de la SSPM pláticas y cursos sobre los cambios a la Ley General de Salud y colaborará en otras áreas que puedan emerger durante el cumplimiento de los objetivos establecidos en el convenio.

Arredondo indicó que la trascendencia de este acuerdo radica en que establecer una relación directa entre el área de Salud Global de la UCSD y la SSPM, para considerar el tema de seguridad pública como un asunto de salud pública.

Además, analizar y comparar las bases de datos de la Policía Municipal de Tijuana con proyectos de la Universidad, que tiene una investigación sobre usuarios de drogas en la canalización del río Tijuana, zona conflictiva cercana a la línea internacional.

Destacó que el fin es tener un panorama real de la situación en el canal del río Tijuana sobre el uso de enervantes como heroína, para aplicar una nueva filosofía que es reducir riesgos y evitar la propagación de enfermedades como el SIDA.