Alertar a la población, una medida para combatir gas "pirata": Amexgas

Más allá de las medidas que las autoridades apliquen para combatir la venta de gas LP "pirata", una acción importante debe ser alertar a la población sobre la presencia de las redes de distribución irregulares del combustible.

Así lo señaló el director general de la Asociación Mexicana de Gas Licuado y Empresas Conexas (Amexgas), Octavio Pérez, quien aseguró que en la medida en que los consumidores eviten comprar gas de dudosa procedencia se estará dando un paso importante para su combate.

Advirtió que una forma de identificar a los distribuidores pirata, quienes además de comerciar con producto robado no cumplen con las medidas de seguridad necesarias para su distribución, es que por lo general ofrecen descuentos irracionales.

En entrevista con Notimex, el directivo comentó que actualmente no es posible la aplicación de descuentos tan grandes, si se considera que los márgenes son muy reducidos.

Por ello, subrayó, resulta irracional que haya distribuidores que ofrezcan descuentos de hasta un peso por kilo, ya que ello representaría pérdidas para una empresa si se considera que el precio de la molécula actualmente es de 11 pesos el kilo.

En ese sentido, pidió desconfiar de aquellos distribuidores que ofrezcan gas LP con descuentos de esta naturaleza, además de que las condiciones en que ofrecen el carburante son precarias e inseguras, lo que representa un riesgo para la población.

"Nosotros siempre hemos recomendado que los consumidores se aseguren de que su proveedor sea un distribuidor registrado ante la Secretaría de Energía (Sener)", lo cual dijo es posible verificándolo directamente con la dependencia.

Con respecto a las pérdidas generadas por el comercio del gas LP "pirata", consideró que resulta difícil hacer una evaluación de la magnitud, si se toma en cuenta que el robo lo hacen directamente a los ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex), y ni siquiera la paraestatal sabe cuánto es lo que le han extraído.

Esto, dijo, representa un robo al patrimonio de los mexicanos, además de que se pone en riesgo a las poblaciones aledañas ante la posibilidad de una fuga, debido a las condiciones en que se extrae el combustible de la red de Pemex.

Resaltó que es un problema muy localizado en el centro del país, principalmente en el Distrito Federal, estado de México, Tlaxcala, Hidalgo, Morelos y Puebla, donde se concentra 42 por ciento del consumo nacional.

De acuerdo con el empresario, aunque se ha expuesto que las pérdidas por el comercio ilegal de este producto podrían ascender a 10 por ciento, en realidad sólo se trata de una estimación, dado que es difícil hacer un verdadero conteo de lo robado y lo comercializado.

En ese sentido, expuso que la única referencia con la que se cuenta es que en el Distrito Federal operan unas 300 pipas pirata, las cuales se intercalan con los tres mil carros tanque que trabajan de forma regularizada.

El director de la Amexgas reconoció que es un problema con el que los trabajadores del sector han tenido que coexistir, pues hay ocasiones en que los distribuidores se han encontrado en las calles con los mismos piratas, sin que puedan hacer nada.

Ello, agregó, se debe a que como asociación y como industria no les corresponde enfrentar a estos grupos, aunque es un tema que sí hay que reconocer y con el que se tiene que trabajar, por lo que manifestó su confianza en las medidas que tomen las autoridades.

En días pasados, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) en el Senado solicitó a la Sener realizar operativos con el fin de combatir el tráfico de gas pirata.

A través de un punto de acuerdo, el senador Omar Fayad expuso que en el país se venden a diario un millón 666 mil litros de gas LP, de los cuales se estima que 10 por ciento (unos 750 mil litros) son pirata.