Miguel D'Escoto oficia su primera misa tras 30 años de sanción papal

Después de una sanción papal de casi 30 años levantada por el Papa Francisco, el excanciller de Nicaragua y sacerdote Miguel D'Escoto ofició hoy una misa en las fiestas de la Virgen de La Merced y por el 35 aniversario de la Policía Nacional.

El diario oficialista "El 19 digital" informó que D'Escoto y el sacerdote Uriel Molina, uno de los abanderados de la corriente católica de la Teología de la Liberación, oficiaron el acto religioso en la academia policial en Managua.

Al acto por el 35 aniversario de la Policía Nacional asistió la jefa de la corporación, comisionada Aminta Granera, devota de la Virgen de La Merced, que es venerada en la localidad noroccidental de León, su pueblo natal.

El religioso destacó el trabajo de la policía, "uno de los frutos más lindos de nuestra revolución" sandinista (1979-1990).

Por su parte, Granera agradeció el "honor que el padre Miguel D'Escoto haya tenido su primera misa oficial" con la asistencia de toda su familia que reside fuera del país en "el día y en conmemoración de la Virgen de La Merced, que es patrona nuestra de la institución".

El sacerdote, sancionado "a divinis" por Juan Pablo II el 5 de enero de 1985 por sus actividades políticas en la revolución, pero cuyo castigo fue suspendido por el Papa Francisco a solicitud del afectado, agradeció el gesto del pontífice.

"Yo me siento feliz y agradecido con el Santo Padre por haberme quitado esa suspensión 'a divinis' que me impedía celebrar la misa", expresó.

D'Escoto, miembro a la Congregación Misionera Maryknoll, es uno de los defensores de la Teología de la Liberación. Fue canciller entre 1979-1990 y es actual asesor del presidente Daniel Ortega en asuntos internacionales.