La puesta en escena "Infieles" se despide de la Sala Chopin

Tras ocho semanas en cartelera, la puesta en escena "Infieles", protagonizada por Francesca Guillén, Mario Morales, José Carlos Montes-Roldán y Eugenia Llaguno se despidió la noche de este jueves de la Sala Chopin, donde recibió el aplauso del público que colmó el recinto.

La obra, escrita por el chileno Marco Antonio de la Parra y dirigida por Hanna Berumen, es un drama con tintes de comicidad que narra una historia en la que se cruzan la pasión y la traición, el amor y la muerte.

Además, plantea una reflexión sobre la infidelidad, no sólo entre las parejas, sino con un trasfondo más filosófico, que atrapa al espectador de principio a fin.

También aborda la crisis de valores, el dolor, la rabia, el desequilibrio y la desesperanza que devienen de una traición. Los cuatro personajes experimentan la infidelidad conyugal, la impotencia para comunicarse y la crisis de valores.

"Andrea" (Francesca Guillén) es abogada y economista, sostiene una relación abierta con "Felipe", algo casual a la que no le da mayor importancia, así que viaja a París con "Mauricio", y a partir de este viaje y la relación con "Mauricio", sus vidas toman un rumbo distinto.

Cabe señalar que Marco Antonio de la Parra, además de ser escritor es un psiquiatra que retoma las experiencias de algunos de sus pacientes y analiza las diferentes emociones por las que pasa una persona cuando se enfrenta a una situación de infidelidad, ya sea de pareja o ética.

Es por ello que "Infieles" interpreta a todos aquellos que han vivido el amor y han sido traicionados o han traicionado a su pareja o a sus propios ideales.

Al finalizar el montaje, en el que destacan las actuaciones de los cuatro protagonistas, el público se mostró complacido y le regaló un largo aplauso a la producción, que a su vez agradeció la confianza y confió en que la obra pueda volver a montarse en otro momento.