Dinamarca suma sus jets F-16 a combates contra Estado Islámico en Irak

El gobierno de Dinamarca anunció hoy que la próxima semana desplegará siete jets de combate F-16 para combatir a los militantes de la "terrible organización" Estado Islámico (EI), pero sólo en Irak.

Dinamarca concreta así su participación en la coalición contra los yihadistas liderada por Estados Unidos, ante la cual Turquía se había mostrado renuente, sin embargo este viernes Ankara se dijo lista para proteger su propia seguridad en la lucha contra el EI.

La primera ministra danesa Helle Thorning-Schmidt confirmó el envío de los aviones de combate, que "sólo estarán activos en el espacio aéreo iraquí, no en Siria", precisó.

El gobierno danés recibió una solicitud oficial de Estados Unidos la víspera, para que contribuyera con aviones de combate en la coalición internacional contra el grupo yihadista.

El Estado Islámico "es una terrible organización y Dinamarca tomará parte en la lucha", sostuvo.

Indicó que el grupo es una amenaza tanto para Dinamarca como para los aliados. "Si dejamos que continúe, la situación va a empeorar. Fingir que no pasa nada y hacer caso omiso a la cuestión no es una opción", agregó Thorning-Schmidt.

De acuerdo con reportes del diario local The Copenhague Post, el gobierno prevé el despliegue de los jets la próxima semana y se inclina a mantenerlos en Irak por un periodo de 12 meses.

Washington también solicitó a Copenhague apoyo para el entrenamiento de las fuerzas de seguridad iraquíes y kurdas, y al parecer el gobierno danés está dispuesto a hacerlo.

Hasta ahora, Estados Unidos ha reunido a más de 40 países en su coalición contra el EI, entre ellos Francia, Países Bajos y Bélgica, y cinco naciones árabes Arabia Saudita, Jordania, Bahrein, Qatar y Emiratos Árabes Unidos.

En este contexto, Turquía -que ha ofrecido sólo intercambio de información de inteligencia y asistencia meramente humanitaria- informó este viernes estar dispuesto a tomar cualquier medida que garantice su seguridad en la lucha contra los militantes del EI.

Ante miembros de su partido en Ankara, el primer ministro turco Ahmet Davutoglu afirmó: "Si cualquier operación militar, u otra solución, conlleva a la perspectiva de llevar paz y estabilidad a la región, la apoyaremos".

Señaló que Turquía va a tomar "cuantas medidas se requieran" para garantizar su seguridad nacional, con lo que dejó abiertas todas las opciones aunque sin dar detalles.

En los últimos días, Ankara ha dado señales de que está cambiando su posición respecto a la lucha internacional contra los combatientes islamistas, debido en particular a que se han registrado ataques aéreos contra posiciones sirias del EI cerca de su frontera.