Fiscal de El Salvador se excusa de presentarse ante el Legislativo

El fiscal general de El Salvador, Luis Martínez, se excusó hoy de presentarse ante la Asamblea Legislativa, que lo citó para conocer el caso de solicitud de antejuicio contra el diputado suplente, Wilber Rivera Monge, acusado de narcotráfico.

Martínez envió una nota a la comisión especial que estudia el caso, en la que informa que no podrá asistir al citatorio por atender otros compromisos.

Sin embargo, el funcionario se mostró dispuesto a colaborar al pedir al Congreso que reprograme la fecha para su comparecencia.

Al citatorio había sido invitado también el ministro de Seguridad Pública, Benito Lara, para decidir sobre la situación de Rivera Monge del Partido de Concertación Nacional (PCN), cuyo paradero se desconoce.

Este caso se ha polemizado debido a que en un inicio el fiscal Martínez presentó al Legislativo el desafuero del legislador acusado de lavar dinero por narcotráfico, sin embargo él mismo solicitó al Congreso retirar la demanda.

Según el argumento del funcionario, retiró la demanda porque una resolución de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) establece, que los diputados suplentes no tienen fuero, aunque aseguró que el proceso contra el acusado continúa.

La decisión de Martínez ha causado malestar por la poca "seriedad" del funcionario, sobre todo porque ya se había aprobado el proceso para desaforar al diputado.

El presidente del Parlamento, Sigfrido Reyes, y los diputados insisten que los diputados suplentes también tiene fuero, pues la CSJ establece que los legisladores tienen ese privilegio y no específica si solo los propietarios.

La diputada del oficialista Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), Jaqueline Rivera, señaló que se ha generado un vacío jurídico, el cual hay que resolver.

Tras las críticas que recibe el fiscal, el lunes pasado también denunció que ha recibido amenazas de muerte por parte de Rivera.

La Fiscalía presentó este martes la acusación formal ante un tribunal contra Rivera por supuesto lavado de dinero de 8.4 millones de dólares, porque habría proporcionado vehículos al narco salvadoreño, Jorge Ulloa Sibrián, "alias el repollo", para transportar droga por Centroamérica.

La esposa e hijo de Rivera fueron detenidos en las últimas semanas junto con otras personas, por estar vinculados a una banda de narcos que lidera Ulloa Sibrián quien está preso en una cárcel del país.