TSJDF confirma sentencia condenatoria a homicida

Agravios presentados por la procuraduría capitalina ante el TSJDF permitieron que los magistrados de la Cuarta Sala Penal ratificaran la sentencia condenatoria de 29 años, seis meses y 22 días de cárcel contra un sujeto que durante una disputa por el botín de un robo, asesinó a su cómplice.

Mediante un comunicado, la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) recordó que el ahora sentenciado Juan José Chávez Godínez privó de la vida a su presunto cómplice y luego lo arrojó a un canal de aguas negras del Estado de México, hechos por los que dos más de sus cómplices también recibieron sentencia condenatoria.

En este caso, se destacó que la Subprocuraduría de Procesos conoció, en la toca penal 173/2014, que los magistrados del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal (TSJDF) confirmaron la pena impuesta a Chávez Godínez, luego de que fue encontrado penalmente responsable de los delitos de homicidio calificado y robo agravado.

La PGJDF señaló que en enero pasado, este sujeto recibió sentencia de 29 años, seis meses y 22 días de cárcel y el pago de 49 mil 200 pesos de reparación del daño, así como tres mil 739 pesos de multa, sanciones dictadas por el juzgado 47 Penal, con sede en el Reclusorio Preventivo Norte, bajo la causa penal 199/2012.

Además, en julio pasado, Miguel Ángel Zúñiga Nequis y Roberto Vasconcelos Lorenzana o Adrián Vasconcelos Lorenzana, cómplices de Chávez Godínez recibieron sentencia condenatoria por los mismos hechos.

Según el expediente, en abril de 2012, los referidos sujetos y uno de sus cómplices se reunieron en una vivienda, localizada en la colonia Ejercito Constitucionalista, en Iztapalapa, con el propósito de repartirse el botín de un robo.

Sin embargo, luego de ingerir bebidas embriagantes, los sujetos discutieron por viejas rencillas en la repartición del producto de los atracos, pelea que culminó con la muerte de la víctima.

En este caso, los sujetos trasladaron el cadáver a la colonia 20 de Noviembre, Municipio de Ixtapaluca, Estado de México y lo arrojaron al canal de aguas negras, situación que fue corroborada con la Procuraduría General de Justicia del Estado de México, cuyo personal ministerial llevó a cabo el levantamiento del cadáver.