Desalojo de hotel en Sao Paulo deriva en violentos disturbios

El desalojo de un hotel abandonado en el centro de la ciudad brasileña de Sao Paulo derivó hoy en violentos enfrentamientos entre manifestantes "sin techo" y efectivos de la Policía Militar.

Según reportes preliminares, los disturbios se produjeron cuando los agentes intentaron desocupar las instalaciones del hotel Aquarius que, pese a estar en condiciones de abandono, es habitado por más de 200 familias, según estimaciones de las autoridades.

Con el apoyo de un carro blindado y el uso de gases lacrimógenos y balas de goma, los policías irrumpieron la mañana de este martes en las instalaciones del hotel, mientras los ocupantes se defendieron desde adentro lanzando palos, piedras y otros objetos contundentes.

El comandante de la Policía Militar, coronel Glauco Silva de Carvalho, dijo en declaraciones a una televisora local que dos agentes y una mujer embarazada resultaron heridos durante los enfrentamientos, por lo que fueron trasladados a hospitales.

Fuera del edificio, un grupo de manifestantes bloqueó con barricadas la Avenida Sao Joao, en el centro de la ciudad, e incluso incendió un autobús del transporte público, lo que generó caos vehicular y largos embotellamientos.

Medios locales consignaron que esta es la tercera vez en que las autoridades paulistas intentan desalojar el hotel Aquarius, ya que en julio y agosto también se realizaron operativos para desocupar el inmueble, los cuales resultaron infructuosos.

A través de un comunicado, el autodenominado "Frente de Lucha por Vivienda" informó que unas 200 familias ocupan este edificio desde hace seis meses, por lo que su salida del inmueble dejaría sin hogar a unas 800 personas, incluidos niños y ancianos.