Sin cercanía, los sermones son vanidad: Papa Francisco

El Papa Francisco advirtió que si los sacerdotes predican el mensaje cristiano sin cercanía, alejados de la gente y sin sembrar esperanza, sus sermones serán sólo vanidad.

Durante la homilía de su misa matutina, en la capilla de la residencia vaticana Santa Marta, el líder católico señaló que las predicaciones pueden ser bellas, interesantes y cautivantes, pero si no se hacen vida concretamente resultan inútiles.

"Cristo era cercano a la gente, Dios cercano que logra comprender el corazón de la gente, el corazón de su pueblo. La cercanía. Es la modalidad de Dios. Cuando Dios visita su pueblo, le está cerca y siente compasión, se conmueve", indicó hablando en italiano.

Sostuvo que ese es el camino cuando los católicos quieren llevar adelante "la palabra de Jesús"; pero alertó contra el "otro camino": el de los maestros, de los predicadores del tiempo, los doctores de la ley, los escribas y los fariseos.

Precisó que estos personajes "hablaban bien" pero alejados del pueblo, enseñaban la ley bien, pero desde lejos y eso "no era una visita del señor", sino otra cosa porque el pueblo no sentía eso como una gracia, porque faltaba la cercanía y la compasión.

"Se puede predicar la palabra de Dios brillantemente: en la historia existieron muchos grandes predicadores. Pero si estos predicadores no lograron sembrar esperanza, esa predicación no sirve, es vanidad", apuntó.