Reglamento revolucionará inspecciones y seguridad laboral: abogado

El nuevo Reglamento General de Inspección del Trabajo y Aplicación de Sanciones que entra en vigor el 17 de septiembre revolucionará la forma de garantizar centros de trabajo seguros en México, afirmó el abogado laborista José Alfredo de la Rosa.

En entrevista, el director del despacho De la Rosa Abogados Asociados aseguró que dicho documento es un avance significativo en la materia, pues no es un instrumento para la "cacería de brujas" ni una forma de que la autoridad haga más recursos con las multas.

"El nuevo reglamento viene a revolucionar lo que fundamentaba el anterior, regula la actuación de la autoridad respecto a las obligaciones que impone la Ley Federal del Trabajo a los patrones", dijo.

Contempla cosas innovadoras como los tipos y plazos de inspección para corregir las observaciones que se hagan, la imposición de medidas precautorias y alternas de inspección, lo que el anterior reglamento no incluía, expuso.

Explicó que ahora se darán al patrón hasta 90 días para cumplir con las observaciones que se le hagan, nunca va a ser menor de 30 días y dependerá de la gravedad de la falta en que incurra y del número de trabajadores que se vean afectados.

Precisó que el reglamento también reduce los costos administrativos para las empresas, ataca la burocracia que se daba en los trámites de inspección, sin perder de vista la facultad de la autoridad para vigilar los centros de trabajo.

"Es una innovación valiosa porque la autoridad se convertirá en cierta forma en asesora de los empresarios y no sólo como ente sancionador. Direccionará al patrón en la forma más adecuada para que cumpla con sus obligaciones de manera voluntaria", subrayó.

Respecto a las sanciones económicas, José Alfredo de la Rosa detalló que en el nuevo reglamento se prevé una elevación significativa, multas muy altas, pero explicó que fue con la intención de que el patrón trate de evitar llegar a ese extremo.

"Las sanciones podrán ir desde 50 hasta cinco mil veces el salario mínimo y lo grave es que dicha sanción se multiplicará por el número de trabajadores afectados, lo que propiciará que ante una contingencia de incumplimiento ello le causará al patrón un quebranto financiero importante", advirtió.

Al preguntarle sobre si habrá sectores especialmente vigilados en el contexto de los recientes y pasados accidentes en minas, o en tiendas de autoservicio que es donde se está registrando el mayor número de accidentes, el abogado laboral sostuvo que no necesariamente.

Aclaró que no hay dedicatoria especial para ningún sector, pues el reglamento es aplicable a todas las empresas, además de que su entrada en vigor el 17 de septiembre dejará fuera de toda acción a los accidentes pasados ya que no hay retroactividad.

En cuanto al trabajo infantil en los centros laborales, anotó que con la reforma constitucional para elevar la edad mínima permitida para trabajar se les dieron más facultades y obligaciones a los inspectores de vigilancia.

Empero, mencionó que otro segmento que se verá beneficiado con este reglamento es el de las mujeres en periodos de gestación y lactancia.

"Los inspectores pondrán especial atención en esos sectores poblacionales, pudiendo hacer preguntas a los trabajadores sin la presencia del patrón, con la intención de investigar las condiciones reales en que laboran", puntualizó.

Indicó que la autoridad laboral pretende llegar en este año a más de 120 mil inspecciones, 300 por ciento más de lo que se hacía en otros años, abarcar lo más que se pueda, revisando establecimientos grandes y pequeños para que cumplan con las normas.

Señaló que el 70 por ciento de estas inspecciones labores serán programadas y aunque todas las empresas serán visitadas se hará énfasis en rubros delicados como hospitales, tiendas de autoservicio, bancos, industrias y manufactureras, por citar algunos ejemplos.

El resto de las visitas serán extraordinarias y se aplicarán en lugares donde se hayan detectado incumplimientos a la normatividad, agregó.

Añadió que lo más recomendable para los patrones es que apliquen una cultura de la prevención, eviten incurrir en incumplimientos de la ley, antes de que tengan problemas serios.

"Cumplir con todas las normas oficiales, cumplir con todas las obligaciones establecidas en la Ley Federal del Trabajo y con condiciones generales de trabajo óptimas, para que al momento de llegar la inspección se tenga todo en regla, evitando con esto sanciones millonarias, más grandes de lo que facturan muchas empresas pequeñas en todo un año".