EUA reconoce estar "en guerra" con el Estado Islámico

La Casa Blanca reconoció hoy estar "en guerra" con el Estado Islámico (EI) a pesar de que el secretario de Estado, John Kerry, había rechazado esa categorización del conflicto contra el grupo extremista.

"Pueden concluir que Estados Unidos está en guerra con el EI de la misma manera que estamos en guerra con Al Qaeda y las afiliadas de Al Qaeda alrededor del mundo", aclaró el portavoz presidencial Josh Earnest.

Por separado, un vocero del Pentágono señaló que el actual conflicto no es similar a la guerra de Irak.

"Pero que nadie se equivoque, sabemos que estamos en guerra con EI en la misma forma que estamos en guerra y seguimos en guerra contra Al Qaeda y sus afiliadas", añadió.

La coincidencia entre las posiciones de la Casa Blanca y el Pentágono fue visto como un cambio de postura de la administración del presidente Barack Obama, luego que los comentarios iniciales de Kerry fueron criticados por los republicanos.

Cuando el secretario de Estado fue cuestionado en una entrevista con la cadena CNN sobre si las acciones anunciadas por el presidente contra el EI representaban el inicio de una guerra, Kerry aseveró que era un término inapropiado para las circunstancias.

"Se trata de una operación antiterrorista mayor", respondió Kerry en alusión a las acciones tomadas para combatir al EI, antes autodenominado como Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL).

Pero republicanos como el presidente del Comité de Seguridad Nacional de la Cámara de Representantes, Michael McCaul, consideraron que etiquetar la ofensiva contra el EI como una "operación", tenía el efecto de debilitar la misión.

La estrategia anunciada esta semana por el presidente Obama incluye ataques aéreos contra los yihadistas del EI en Irak y Siria, pero sin la participación de tropas terrestres estadunidenses.

Aunque el presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, apoyó la petición presidencial para armar y entrenar a la oposición en Siria, consideró un error descartar de antemano el uso de fuerzas de infantería.

"Un F-16 no es una estrategia. Y los ataques aéreos por sí mismos no lograrán lo que queremos conseguir", sostuvo Boehner.

Los republicanos de la Cámara de Representantes decidieron posponer hasta la próxima semana el voto de una resolución para financiar al gobierno federal, a fin de considerar la petición presidencial.