Afirman que la lectura es una casa mágica colmada de elementos humanos

Como parte de las actividades del 34 Congreso Internacional de IBBY en México, bibliotecarios, ilustradores y poetas coincidieron en que la lectura es una casa mágica en la que están todos los elementos que tiene el ser humano.

Durante la mesa "La lectura como una casa hospitalaria", realizada en la sede el encuentro, un reconocido hotel de Paseo de la Reforma, Jochen Weber, encargado de la Sección de Idiomas de la Biblioteca Internacional de Múnich, Alemania, afirmó que para él, la imagen de la casa es un tópico, pues tiene cuatro paredes, una puerta, varias ventanas, un techo y un jardín.

"Pero a mí me gusta mucho esa imagen de la lectura como casa hospitalaria, porque para mí la literatura es una casa, pero no es un inmueble normal, sino uno con mágica", expresó Weber.

En primer lugar, abundó, es una casa con muchísimas habitaciones, pero no son iguales, son todas diferentes, distintos colores, tamaños y muebles, y lo específico de esta casa de la literatura es que las habitaciones están transformándose en tamaño.

"Entonces es una casa mágica que continuamente se va construyendo, se añaden nuevas habitaciones, pisos, escaleras, terrazas y balcones, y en el centro de la casa se encuentra la cocina, donde hay muchos cocineros y estos preparan distintos platillos y distintos sabores", expuso.

Destacó que todo mundo tiene acceso, por lo que el público puede recorrerla a su propio ritmo y puede descubrir sus espacios, pero también puede pararse un rato, porque aunque es una casa grande no cuenta con recorrido guiados.

De esta manera, Jochen Weber comparó la lectura de la casa hospitalaria con el Castillo de Jella Lepman, espacio en el que se encuentra la Biblioteca Internacional donde labora.

En su oportunidad, el bibliotecólogo colombiano Luis Bernardo Yepes afirmó que la sola palabra literatura le creó un montón de imágenes.

"En que podemos considerar que la literatura es una casa hospitalaria, pues ahí están todos los posibles elementos que permiten que el visitante sea bien atendido y se sienta incluido. La verdadera literatura todos lo sabemos, toca todos los aspectos del ser humano y la dinámica humana", señaló.

Yepes agregó "esa casa hospitalaria trata de recibir de una manera cordial, amena, alegre y respetuosa, mejor dicho de una manera poética, eso es lo bonito y por eso es hospitalaria".

Al tomar la palabra, el ilustrador argentino Gusti reconoció que le fue un poco difícil entender y hablar sobre la casa hospitalaria, ya que la literatura para él no es su casa, aunque sí viene del arte y la ilustración.

Apoyado de imágenes, el ilustrador presentó su proyecto "Mallko y papá", libro que aún no ha publicado y que aborda la vida de Mallko, un niño con síndrome de down, y la de su hermanito.

El 34 Congreso Internacional de IBBY (International Congress Ciudad de México), que reúne a escritores, bibliotecarios e ilustradores, se realiza aquí del 10 al 13 de septiembre próximo.