Trío Guarneri celebra el 80 aniversario del Palacio de Bellas Artes

El Trío Guarneri de Praga, ensamble que ha extasiado al público de diversas naciones del mundo durante un cuarto de siglo con una inmejorable mezcla de madurez artística y poder expresivo, ofreció anoche un concierto portentoso para unirse a los festejos del 80 aniversario del Palacio de Bellas Artes.

Considerado uno de los tríos emblemáticos en la actualidad, brindó una velada musical basada en obras representativas del repertorio inmortal de Ludwig van Beethoven (1770-1827), entre ellas "10 variaciones en sol mayor, Kakadu", "Trío para piano núm. 5 en re mayor, Fantasma" y "Trío para piano núm. 7 en si bemol mayor, Archiduque".

Las obras del programa que el trío interpretó en el Palacio de Bellas se cuentan entre los más grandes logros en música de cámara del compositor alemán.

El Trío Guarneri de Praga (GTP, por sus siglas en inglés) asistió puntual a su cita para celebrar al coloso. La Sala Principal resonó con el piano de Iván Klansky, el violín de Cenek Pavlik y el violonchelo de Marek Jerie, quienes se mantienen muy unidos desde la fundación del grupo, en 1986, por la sólida amistad que siempre los ha caracterizado.

GTP es aclamado por la crítica y el público por su maestría, la armonía de sus intérpretes, su excepcional calidad de entonación y su elevado nivel de destreza técnica.

Los músicos originales han alcanzado una gran integración tanto en el plano personal, como en el musical, lo que ha les ha granjeado una insuperable cohesión dentro y fuera del escenario.

Se ha presentado en festivales internacionales y en los más afamados teatros del mundo. Ha realizado giras en América, Asia, Europa y Oceanía.

Durante su temporada 2011-2012 celebró su 25 aniversario llevando al mundo sus discos, que incluyen la integral de los tríos para piano de Beethoven, Felix Mendelssohn (1809-1847), Dmitri Shostakóvich (1906-1975), Franz Schubert (1797-1828), Wolfgang Amadeus Mozart (1756-1791) y Johannes Brahms (1833-1897).

Sus interpretaciones se encuentran inmortalizadas en los sellos discográficos Supraphon y Praga Digitals, fonogramas con los que ha obtenido premios internacionales como el gran "Diapason d´Or", "Le Monde de la Musique" y "Choc", entre otros muchos más que en un cuarto de siglo han llenado más de una vitrina de trofeos en la casa donde ensayan.