Tiene presente la mayoría el Día del Niño y poca garantía de derechos

La infancia es una de las etapas más importantes de la vida en la que se adquieren habilidades y valores que determinan el desarrollo de las personas, que merece festejo y a la que se dedica el 30 de abril, fecha que la mayoría de mexicanos afirma tener presente al igual que sus derechos aunque, admiten, tienen escasas garantías.

Decir que los niños son el futuro del mundo y en ellos se finca la posibilidad de una mejor sociedad resulta paradójico cuando la mayoría de la población adulta asegura conocer el contenido de la Declaración Universal de los Derechos de los Niños, pero si se trata de garantizar esos derechos siete de cada decena deja la responsabilidad a las instituciones.

Cuando se les pregunta a quién corresponde velar por los derechos de la población infantil, cuatro señalan al Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF), tres a la familia; y en orden descendente, a organismos internacionales, la Comisión Nacional de Derechos Humanos o la Secretaría de Educación Pública.

Una encuesta realizada por Gabinete de Comunicación Estratégica (GCE), revela que 45 de cada cien consultados dice que los derechos de los menores de edad son poco garantizados, 34 estima que algo garantizados, ocho que mucho, mientras que nueve piensan que realmente no hay garantía.

De acuerdo con las respuestas, el derecho que menos se cumple es el de no trabajar (21.2 por ciento), y le siguen el de libre expresión (15.1), la educación (13.4), la no discriminación (12.6), a la protección (6.7), y la alimentación (4.9 por ciento).

Tampoco los derechos a la seguridad social, a la familia y la vida, según opinó al menos tres por ciento en cada caso; para poco más de dos es el de la salud; en tanto que la recreación y el de nombre y nacionalidad fue destacado como el que menos se garantiza, por al menos uno, también en cada caso, en la consulta levantada por GCE/Kaleydoscopio.mx.

En 1948 la Organización de las Naciones Unidas (ONU) aprobó la Declaración Universal de los Derechos de los Niños que establece los derechos de los menores e insta a los padres, gobiernos, organizaciones y sociedad, en general, a reconocer esas garantías.

De esta declaración aseguraron tener conocimiento siete de cada 10 cuestionados, además de que seis de ellos afirmaron conocer cuáles son los derechos que en ella se enuncian.

Del universo consultado -56.5 por ciento de ellos con hijos de entre uno y más de 15 años de edad- más de la mitad (57 por ciento) descartó que los menores conozcan sus derechos, en tanto una tercera parte (38.2 por ciento) dijo que sí.

El trabajo de GCE expone que 21.5 por ciento de los participantes contestó que el derecho a la familia es el más importante, 20.8 afirmó que recibir educación, casi 13 el derecho a la vida, ocho ser protegido y 7.2 por ciento se inclinó por la atención a la salud.

Para 5.6 por ciento de los participantes es relevante el derecho a la alimentación, para 5.3 no ser discriminado, 1.7 coincidió que la libertad de expresión, pensamiento y asociación; 1.6 se refirió a la seguridad social, 1.5 a no trabajar, 1.4 a nombre y nacionalidad, y 1.3 por ciento a la recreación.

El universo de 800 consultados a nivel nacional muestra que para 40 de cada 100 personas el Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) es el responsable de cuidar los derechos de los niños, 27 opinan que la familia, 15 que Unicef, 10 la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, tres la escuela y, al menos uno, que la Organización de Naciones Unidas o la Secretaría de Educación Pública.

Así, el 30 de abril es ocasión para celebrar con fiestas o convivios escolares el Día del Niño, pero también oportunidad para reconocer que niños y niñas son sujetos con derechos que corresponde garantizar tanto la sociedad como a las instituciones.