Banca de desarrollo fortalece atención a sectores prioritarios

A través de la banca de desarrollo, el gobierno federal fortalece los productos y servicios a sectores prioritarios, como es el caso de las micro, pequeñas y medianas empresas (Mipymes).

De acuerdo con el Segundo Informe de Gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, el propósito es robustecer la relación entre la banca de desarrollo, la social y otros prestadores de servicios financieros, para multiplicar el crédito a las empresas pequeñas y medianas.

Para ello, señala, la banca de desarrollo implementó diversas acciones encaminadas a fortalecer y diversificar los productos y servicios que ofrece a sus sectores de atención.

Ello con el objetivo de generar una mayor colocación de crédito y fomentar una participación más activa de los intermediarios financieros privados, mediante nuevos esquemas de garantías que favorezcan las condiciones en las que se otorga el financiamiento a dichos sectores y que propicie su competencia.

En particular, continúa, busca facilitar el acceso a los servicios financieros de quienes tienen limitaciones con la banca múltiple, principalmente las Mipymes y a pequeños productores del campo, así como crear programas y productos que promuevan la inclusión financiera, la innovación y la perspectiva de género.

El documento entregado al Legislativo precisa que en el periodo de enero a junio de 2014, la banca de desarrollo en su conjunto otorgó financiamiento al sector privado por 481 mil 652 millones de pesos.

Cifra que llevó a que al cierre de junio pasado el saldo de crédito directo e inducido de la banca de desarrollo se ubicara en un billón 31 mil 064 millones de pesos, cifra 11 por ciento superior en términos reales a la reportada en el mismo periodo del año anterior y que es equivalente a 89.7 por ciento de la meta establecida en un billón 150 mil millones de pesos para el ejercicio fiscal 2014.

Del total del crédito directo e impulsado, 33.4 por ciento se destinó al sector empresarial mediante crédito y garantías ofrecidas por Nacional Financiera (Nafin) y el Banco Nacional de Comercio Exterior (Bancomext), con lo que se atendió a más de 569 mil Mipymes.

El 31 por ciento se orientó al sector de infraestructura con apoyo de crédito y garantías de Banobras, Fonadin y NADBANK, atendiendo, para el caso del primer banco de desarrollo dentro de su cartera a 567 municipios, de los cuales 103 corresponden a ayuntamientos con alto y muy alto grado de marginación.

En el sector de vivienda, a través de la Sociedad Hipotecaria Federal (SHF) y el Fondo de Operación y Financiamiento Bancario a la Vivienda (Fovi) del saldo de crédito directo e impulsado correspondió 22.4 por ciento.

El 10 por ciento al sector rural, mediante los apoyos ofrecidos por Fira, Financiera Rural y Focir, para atender a más de 974 mil productores y empresas rurales, y el restante 3.2 por ciento se destinó a la atención de otros sectores.