El periodismo debe seguir el paso de la transformación tecnológica

En la era digital, el periodismo enfrenta el reto de seguir el paso de la transformación que detonó el uso de la tecnología en los procesos de generación y difusión de la noticia, coincidieron especialistas.

En el marco del seminario "Agencias de noticias en la era digital", convocado por Notimex y el Instituto de Investigaciones Jurídicas (IIJ) de la UNAM, la jefa de políticas públicas para México, Centroamérica y El Caribe de Google, Lina Ornelas, dijo que frente a lectores y audiencias menos pasivas, el periodismo moderno está obligado a modificar sus pautas de información.

En el panel "redes sociales y agencias de noticias: relaciones jurídico-contractuales", enfatizó que el uso de dispositivos móviles con capacidad para navegar en Internet no sólo otorgó a los ciudadanos el poder de participar en el proceso informativo, sino también el de decidir en dónde, cómo y a qué hora se informa.

"Los nuevos periodistas deben estar de la mano con diseñadores y desarrolladores de aplicaciones para atender la creciente demanda de información que conlleva la era digital", subrayó en la mesa moderada por Enrique Carpizo, del IIJ.

Asimismo, añadió, el papel protagónico de la tecnología radica en que es capaz de potenciar al periodismo, empoderar a la gente y enfrentar a los gobiernos a dar mejores resultados.

Por su parte, el productor ejecutivo de Prodigy MSN, Jorge Taboada, coincidió en que los periodistas en el siglo XXI están obligados a atender una nueva realidad, en donde la línea editorial se traza en función de lo que piden los lectores.

"La realidad es que en Internet, el consumo de información se define por lo que piden las audiencias, pero también los medios deben entender que el texto ya no va solo, la tecnología es un soporte fundamental para entregar la información", refirió.

En su opinión, otro desafío que presentan los grandes volúmenes de información, datos e imágenes que todos los días se transmiten en Internet, es retomar el rigor periodístico para entregar contenidos valiosos y con base en altos estándares de calidad.

"Hay mucho contenido basura, mentiras, plagios de información; ante ello, uno de los retos es retomar el rigor periodístico y tener altos estándares, porque es lo que realmente llevará a transformar la sociedad", argumentó.

Para el director general de Mediatelecom, Jorge Fernando Negrete, elementos como la digitalización, la movilidad, Internet y la nube, entre otros, han colapsado los modelos de negocio en materia de información y comunicación.

Como resultado de ello, dijo, la industria editorial se transformó y vio alterada su cadena de valor que, hasta hace un par de décadas, iniciaba con la entrega impresa de los contenidos.

"La cadena de valor fue colapsada por las Tecnologías de la Información y Comunicación; el impacto inmediato fue jurídico y eso nos llevó a reformas en las leyes y nos enfrenta a nuevos fenómenos económicos", destacó.

En este contexto, dijo que las agencias informativas deben tener la capacidad necesaria para comunicarse rápido con sus audiencias y lectores, acompañar sus textos con elementos como el video y las infografías, así como ofrecer información especializada.

Por su parte, el consejero editorial de Notimex, Ernesto Villanueva, señaló el reto que enfrenta el Derecho frente al avance de la tecnología, pues si bien, una sobrerregulación no es positiva, es necesario garantizar derechos fundamentales relacionados con la información y la privacidad de las personas.

"La relación entre las agencias de noticias y los navegadores de Internet tiene que incluir los derechos legítimos de la personalidad, la vida privada y la imagen. No son derechos absolutos, se tendrían que someter a un análisis cuidadoso", precisó.

En ese sentido, la catedrática del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, Vanessa Díaz Rodríguez, enfatizó que el Derecho es más lento frente al paso acelerado de la tecnología.

"Internet no tiene una jurisdicción, y ese es el reto jurídico más importante frente a la privacidad y el derecho a la información; otro reto es el derecho al olvido en Internet", añadió.