Medellín salta de ciudad violenta a moderna, innovadora e incluyente

Medellín dejó atrás la desesperanza creada por una crisis social de décadas, a la que se sumó la barbarie de las mafias de la droga y hoy es una ciudad que se proyecta como moderna, innovadora, incluyente y amable con el medio ambiente.

Una ciudad que asombra a los visitantes nacionales y extranjeros, que por décadas fue conocida en el mundo como la sede del poderoso y sangriento cártel de Medellín, que con su capo Pablo Escobar y su banda de sicarios, la bañaron en sangre.

Después de 25 años de la barbarie de las mafias de las drogas, que hicieron de Medellín una ciudad inviable, se convirtió en un referente de modernidad urbana que va más allá de sus imponentes edificaciones y penetra en el tejido social de sus habitantes.

Una ciudad que tiene uno de los mejores sistemas de transporte y movilidad múltiple e incluyente a nivel mundial, una economía vigorosa, con un turismo de negocios que crece día a día y con una ciudadanía comprometida con su dinámica de desarrollo.

La alcaldía de Aníbal Gaviria, tiene otros proyectos estratégicos, como el Jardín Circunvalar de Medellín o Cinturón Verde Metropolitano, el Parque Vial del Río, las Unidades de Vida Articulada (UVA) y Buen Comienzo, que son jardines para garantizar el desarrollo integral de la población infantil.

"Es algo que el mundo hoy valora pero que no termina de entender porque simplifican los resultados y es algo muy complejo", explicó a Notimex el director del Departamento Administrativo de Planeación de la ciudad, Jorge Pérez.

El funcionario, experto en Arquitectura y Urbanismo, recordó que Medellín entre 1950 y el 2000 su población creció en más de 10 veces y en la actualidad es de tres millones de habitantes.

Pero al crecimiento poblacional se sumó el fenómeno de una sociedad que tradicionalmente se ha caracterizado por ser excluyente, con graves problemas de inequidad, pobreza y marginalidad.

Medellín -sostuvo Pérez- fue un centro económico pujante, pero entre 1960 y 1970, cuando desaparece la estructura ferroviaria que conectaba la ciudad con los ríos y a través de estos afluentes con el mar, se genera una "desconexión de la ciudad con los mercados", internos y extranjeros.

Con esta primera crisis se profundizó "la precariedad económica" en las comunas o barrios" y paralelamente con este fenómeno el narcotráfico empieza a despuntar a mediados de la década de los años 70 y es en ese escenario en donde nace el capo de capos, Pablo Escobar.

Para Pérez, quien es un convencido que las transformaciones urbanísticas tienen que ser integrales e incluyentes, la "desconexión con los mercados y la violencia del narcotráfico convirtieron a Medellín en una sociedad inviable.

La transformación de Medellín en lo urbanístico y social, viene de la "fuerza de la sociedad, de la capacidad de concretar un gran acuerdo colectivo entre todos los líderes de los diversos sectores que le ha dado continuidad a una agenda de largo plazo".

Este acuerdo entre los sectores públicos y privados, con apoyo de los propios ciudadanos, garantiza que las autoridades electas para gobernar la ciudad, mantengan las iniciativas de transformar de manera gradual la realidad de la ciudad.

La transformación de la ciudad- reiteró Pérez- se hace de la mano de un inmenso diálogo, de un proceso social amplio, pero también de una sociedad que tiene historia y tradición en la planificación, soportada en la academia.

Subrayó que Medellín desde principios del siglo XX aplica diversos planes piloto de desarrollo, pero es a partir de 1950 que se han dado "múltiples desarrollos estratégicos de proyecto de ciudad".

Toda esta experiencia "hace que hoy Medellín pueda ir superando positivamente los grandes retos de su desarrollo físico espacial, económico y social. Lograr que sea una ciudad que tenga algún nivel de ejemplaridad, para otras ciudades del mundo.

Para el funcionario, Medellín "tiene un proyecto como ciudad y como sociedad" un aspecto que destaca el experto en urbanismo Edward Glaeser, quien ya reseña en sus obras el milagro de esta ciudad que se sacudió del estigma del narcotráfico.