Gobierno guatemalteco pone en marcha plan de recaudación fiscal

El gobierno del presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, pondrá en marcha un plan para mejorar la recaudación de impuestos del comercio exterior y acciones destinadas a aumentar los tributos domésticos.

Esto dijo el titular de la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT), Carlos Muñoz, en declaraciones a la prensa difundidas hoy en la capital guatemalteca.

El gobierno de Pérez Molina logró una reforma fiscal que se encuentra en proceso de aplicación ante la urgencia de aumentar la recaudación para contar con mayores recursos que pueda destinar a seguridad y programas sociales.

Guatemala, con un índice de alrededor del 11 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), es uno de los países de América Latina con la menor carga fiscal.

Muñoz dijo que se aplican medidas como la intensificación de la inspección fiscal de comercios a nivel nacional, así como el estudio y resolución de casos de incumplimiento de contribuyentes de mayor relevancia.

El funcionario añadió que se busca también reducir el incumplimiento tributario de los proveedores del Estado y mejorar la plataforma informática para la eficiencia en la recaudación.

En cuanto al comercio exterior, señaló que se realizan auditorías de los puestos fijos de las zonas libres de comercio y desarrollo, así como en las zonas francas, entre otras medidas.

El titular de la SAT aseveró que se refuerza el trabajo conjunto con las entidades judiciales para la mejor administración tributaria, entre otras medidas.

Según datos de la institución, existe una brecha fiscal de unos mil millones de quetzales (125 millones de dólares), con una recaudación de 32 mil millones de quetzales (cuatro mil millones de dólares).

La meta de recaudación del gobierno para 2014 es de 51 mil 300 millones de quetzales (6.4 mil millones de dólares), pero se proyecta obtener al menos 49 mil millones de quetzales (6.1 mil millones de dólares).

Las autoridades de la SAT además estudian la propuesta del gobierno de la posible contratación de una empresa extranjera que se dedique a elevar la recaudación fiscal.