Centros de Integración Juvenil prevén atender a 10 millones de jóvenes

Los Centros de Integración Juvenil (CIJ) esperan atender este año unos 10 millones de usuarios en el rubro de prevención, para concientizar sobre los daños que producen las drogas legales como el alcohol y el tabaco, además de las ilegales.

Entrevistada en el marco de los 45 años de la creación de los CIJ, la directora general, Carmen Fernández Cáceres, señaló que en el tema de la prevención este año se llegará a casi 10 millones de personas.

Agregó que la mayoría de ellas en edad escolar, "pero quisiéramos llegar a más, poder llegar a toda la población o a todos los padres de familia, con una campaña de los daños que causan la mariguana y las otras drogas ilegales".

En la administración pasada, refirió, fueron atendidas más de medio millón de personas con tratamiento, más de 30 millones en prevención, y 10 mil en hospitalización.

Ahora se tienen el reto "de ampliar la cobertura, de hacer más en redes sociales, para lo que necesitamos más presupuesto; la prevención cuesta, hacer una campaña de prevención masiva en el país sería muy caro", aunque cada peso es un ahorro mayor en tratamiento.

Estamos de acuerdo en que no se criminalice a los usuarios, que no los metan a la cárcel, que los envíen a tratamiento, pero lo más importante, antes de tomar alguna medida equivocada, es que se alerte y se eduque a la población sobre el daño que causan el alcohol, el tabaco y todas las drogas.

Fernández Cáceres explicó que el principal problema de consumo en México es el alcohol, casi 80 por ciento de la población lo consume, y de ésta, 32 por ciento, es decir, más de la tercera parte de los mexicanos, tiene problemas con su manera de beber, lo que equivale a una persona por familia.

"Esto nos coloca en una situación difícil por las consecuencias que tiene el consumo de alcohol, como los accidente de tránsito, la muerte de jóvenes, los embarazos adolescentes, el periodo de edad donde más se embarazan en el país es de 12 a 19 años, es decir, no planeados; violencia en el noviazgo y en las familias", refirió.

La segunda droga de consumo en México es el tabaco, con 17 millones de personas, lo que provoca que haya 160 muertes diarias por enfermedades asociadas a su consumo, entre las que se encuentran enfermedades respiratorias o cáncer.

El tabaquismo está relacionado con 90 por ciento del cáncer de cualquier tipo, con enfermedades cardiovasculares, infartos al miocardio e infartos cerebrales.

Sin embargo, agregó que el problema "no es nada más de los 17 millones de mexicanos que fuman, sino que también hay 12 millones más que aunque no fuman conviven con un fumador y han respirado el humo diariamente y tienen mucha susceptibilidad al cáncer".

Otro grave problema es el consumo de inhalables que los jóvenes consumen en fiestas; antes se veía más en menores en situación de calle o en niños, que luego eran abusados sexualmente o para apoyar la prostitución infantil.

Sin embargo, ahora lo dan en las fiestas de "perreo" principalmente a jóvenes de preparatoria y con todas las consecuencias de daño, porque incluso pueden quedar ciegos o sordos, detalló la funcionaria.

Afirmó que el consumo de metanfetaminas va a la alza, "lo que no es cosa ligera, pues una sobredosis puede ser fatal, incluso la experimentación puede conducir a la muerte si hay sobredosis".

"A los jóvenes se les ofrece en antros o en fiestas engañándolos con experimentar sensaciones de placer y con conductas relacionadas con la sexualidad", explicó.

Respecto a la discusión sobre la despenalización de la mariguana, dijo que "lo vemos como algo muy desafortunado para el país, realmente quienes la promueven tienen gran ignorancia en los daños a la salud, o muchos intereses, por lo que ofrecen información no del todo objetiva, y nosotros debemos alertar que sí daña la salud y las relaciones sociales".

Nos toca abogar por los derechos de los niños y los adolescentes, plasmados en la Constitución y en tratados internacionales, en donde se señala que tienen el derecho a que se les provea de un ambiente sano para su desarrollo, y una tercera droga no le caería bien al país, traería muchos problemas sociales y de salud.

Paradójicamente, a la vez que se reduce el tabaquismo aumenta el consumo de mariguana, y la encuesta de 2012 que se hizo en la ciudad de México entre estudiantes de secundaria y preparatoria refiere que 14 por ciento de estudiantes de nivel medio y medio superior consume mariguana.

Ahora sabemos que hay ciertas universidades en las que hasta 70 por ciento de los alumnos consumen mariguana, lo que antes no ocurría, pero con tanto discurso que hay en favor de su legalización el consumo se está normalizando.