DF tiene bajo nivel de competitividad forestal

El Distrito Federal tiene una de las evaluaciones más bajas en el Índice de Competitividad Forestal y es la segunda entidad del país con menor producción forestal por hectárea, informó el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO).

Con ese medidor se evalúa la capacidad del los habitantes del país para atraer y retener inversión y talento en sus bosques e incrementar su riqueza económica, social y ambiental en el tiempo.

Con ello la capital del país se ubica en la sexta posición más baja en "Permanencia de Bosques", con la menor cantidad de tierras para forestaciones, la mayor afectación por incendios forestales y el segundo porcentaje más alto de bosques enfermos.

Dada su naturaleza urbana resulta ser la entidad con menor degradación en terrenos forestales a nivel nacional y el uso más bajo de leña en los hogares del país.

Sin embargo la ciudad de México se ubica en segundo lugar en lo que se refiere a la "Sofisticación de la Producción", pues es primer lugar en infraestructura eléctrica y colocación de créditos públicos y el segundo de créditos privados.

Ese marcador contrasta con la productividad más baja por empresa en el país y la segunda más baja por empleado, agregó el IMCO.

El Distrito Federal se encuentra en el lugar 16 en "Condición sociopolítica de los bosques", rubro en el que destaca por carecer de una ley estatal sobre el manejo forestal.

Además en esa materia resulta ser la entidad con el nivel más alto de corrupción en el país, además de contar con una escasa población (penúltimo lugar) para aprovechar los bosques (considerando relación hombres/mujeres).

En cuanto al "Potencial de aprovechamiento de los bosques", la entidad tiene la calificación más baja del país, al colocarse en el penúltimo lugar en potencial de desarrollo de plantaciones forestales y el tercer más bajo potencial de desarrollo forestal maderable.

Entre las acciones que el IMCO propone para mejorar la competitividad de los bosques en el Distrito Federal está la de capacitar a habitantes, técnicos y productores de los bosques en habilidades de negocio para aprovechar la producción no maderable de los bosques.

Asimismo sugiere un programa de pagos por servicios ambientales con el sector privado para obtener recursos para conservar los bosques próximos a la zona metropolitana.

El organismo además recomienda un programa basado en el uso de tecnología para prevenir y reportar incendios forestales.