Continúa en Venezuela polémica sobre la reelección presidencial

La polémica sobre la conveniencia de que un presidente pueda ser candidato en forma indefinida aún está presente en Venezuela, en momentos en que Bolivia acaba de promulgar una ley que faculta a Evo Morales a ir a una segunda reelección.

"El ventajismo que tuvo el presidente fallecido Hugo Chávez frente a su opositor Henrique Capriles durante las elecciones de octubre de 2012, confirmó que este mecanismo no es el más conveniente ni el más democrático", dijo el politólogo Cipriano Castro.

En dialogo con Notimex, el ex asesor del antiguo bicameral Congreso Nacional destacó que la reelección inmediata en Venezuela fue un mecanismo de continuación de los mandatos presidenciales impulsado y promovido por Chávez desde el poder.

"Anteriormente se permitía la reelección, pero luego de los 10 años siguientes a la culminación del mandato presidencial de cinco años cada uno. De esa forma Rafael Caldera y Carlos Andrés Pérez presidieron a Venezuela en dos oportunidades", recalcó.

Castro explicó que en Venezuela se sometió a plebiscito un proyecto de reforma constitucional en 2007 que promovía un paquete de diversos cambios, entre ellos la reelección presidencial, pero fue rechazado por los venezolanos.

Pero recordó que "hubo otro referéndum en febrero de 2009, donde se planteó exclusivamente el tema de la reelección presidencial, siendo finalmente la opción reeleccionista vencedora con el 54 por ciento de los votos".

Resaltó que Chávez fue reelecto para su tercer mandato presidencial el 14 octubre de 2012, al derrotar a su único contendor opositor por una ventaja de casi millón y medio de votos, pero no llegó a juramentarse porque la gravedad de su enfermedad lo impidió.

El politólogo venezolano aseguró que una de las grandes discusiones actuales en la materia se refiere a la reelección presidencial inmediata, materia que también concita debate en Bolivia.

El pasado 20 de mayo, el gobierno de Bolivia promulgó una ley que da viabilidad a una nueva reelección de Morales, después que la Asamblea Legislativa de ese país sancionara la iniciativa sobre la base de un fallo del Tribunal Constitucional.

Según el dictamen, no se toma en cuenta el primer mandato de Morales (2006-2009) porque, con la nueva Constitución, Bolivia dejó de ser república para denominarse Estado Plurinacional, por lo que el mandatario ahora puede ser reelecto para el periodo 2015-2020.

El Tribunal Constitucional definió, de esta forma, que el mandato de Morales se computa "desde el momento en el cual la función constituyente refundó el Estado y por ende creo un nuevo orden jurídico-político", vale decir, después de 2010.

De esta forma, el actual mandatario boliviano estaría habilitado para postular a la relección en los comicios de 2014, lo cual fue rechazado por la oposición boliviana, que considera que la iniciativa debería haber sido consultada en un referendo.

Castro dijo que "algunos señalan como bondades de la reelección, la continuidad de la gestión administrativa, sin embargo esta posición privilegiada es comúnmente aprovechada por el presidente para auto promocionarse y disponer de los recursos del Estado en su proyecto".

Advirtió que es menester considerar que en los regímenes presidencialistas, el mandatario es al mismo tiempo jefe de Estado y jefe de Gobierno, lo cual le otorga particular importancia a la capacidad o no de ser reelegido.

"También es relevante señalar que dicho mecanismo genera graves distorsiones en la política y es generadora de actos de corrupción. Por estas razones, en muchos países del continente está prohibida la reelección presidencial inmediata", concluyó.