Vence retos Adriana Delgado para hacer para todos la danza profesional

Hace 20 años, en la Ciudad de México, la profesora Edith Adriana Delgado Ramírez tomó la determinación de trabajar a favor de las personas especiales, con alguna discapacidad, que sin ser "bonitas" según los cánones sociales, sí tenían el deseo y mucho potencial para convertirse en profesionales de la danza.

"Intenté decir de manera artística que la danza no es sólo para la gente elegante o virtuosos, es decir, quienes entran a la estética de momentos determinados por la moda. Elevé la voz para decir que todos podemos hacer danza, que por sí misma es una expresión a la que todos los seres humanos tenemos acceso", explicó.

Entrevistada en ocasión de su participación en el V Coloquio Internacional "La danza vale", donde abordó el tema "Mi experiencia en el reto creativo al hacer obra artística con personas especiales", Delgado Ramírez señaló a Notimex que desde entonces trabaja con gente de una gran capacidad especial.

Comentó que la danza se debe hacer con arte y amor, no de manera agresiva ni violenta, humillando a las personas y dejándolas fuera porque no pueden hacer lo que en determinado momento se debe hacer según los "gurús" de esa disciplina, quienes no se tocan el corazón para vociferar "¡No vales, no sirves... Te sales!".

Señaló que la vida la ha llevando a territorios donde puede trabajar con personas que no son "bonitas", de quienes puede decir, de modo tajante, que ellos pueden bailar y expresarse porque tienen un cuerpo y un espíritu qué mostrar. "El reto fue muy arriesgado, porque pretendí hacer danza profesional con ellos, y lo logré".

Para ella, y para muchas personas incluso del extranjero, "en México aun existen conceptos muy cerrados sobre lo que significa ser profesional, en ese caso, dentro de la danza, y como consecuencia no hay espacios para desarrollarla. Nos siguen discriminando, relegando y separando; los profesionales acá y los demás allá".

Así, su motivación era decir a la sociedad y al gremio que la danza puede ser una herramienta para manifestarse a través del cuerpo, "pero también para hacer ligas sociales, o sea, para unir a las personas sin distingos de su condición física, social ni de ningún otro tipo", comentó la reconocida profesora.

El proyecto iniciado en la capital del país en 1993, luego lo hizo florecer en Morelia, Michoacán. "Actualmente trabajo con personas con capacidades especiales, en estado de vulnerabilidad, mujeres violentadas, adultos mayores, niños de la calle, mujeres indígenas y campesinas, con quienes aplico mi metodología", abundó.

A través de la danza y el teatro, la profesora ha logrado que todas esas personas, que antes no habían sido atendidas por nadie, puedan superar obstáculos, primero los propios e íntimos, y luego los de los demás. "He realizado una investigación a lo largo de los años, pero faltan espacios para sistematizar este conocimiento".

Delgado Ramírez participó hoy, en el Centro de Producción de Danza Contemporánea (Ceprodac), en el mencionado encuentro, dentro de la sexta mesa, "El arte como medio de trasformación social y el acceso a la cultura", junto con Mirian Álvarez, Claudia Palavicini y Gerardo Sánchez.

El V Coloquio Internacional "La danza vale", cuyo eje temático es "Creación dancística, sustentabilidad y cohesión social", inició el 29 de mayo en la Sala del Centro Cultural del Bosque con la proyección y comentarios de "La consagración de la primavera", de Igor Stravinsky y coreografía de Vaslav Nijinsky, que cumple un siglo de su estreno mundial.