Protagonizarán guitarristas Medina y Rivera concierto en Bellas Artes

En el marco del XXXV Foro Internacional de Música Nueva "Manuel Enríquez", los guitarristas Hugo Armando Medina y Miguel Ángel Rivera protagonizarán las actividades del programa 22, en el que interpretarán piezas como "La cueva de la mariposa bruja" y "Koyunbaba".

Este concierto, que se llevará a cabo mañana sábado en la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes, contará también con el estreno mundial de la pieza "Ciclos de fisiología humana (Acerca del dolor)", del compositor mexicano Juan Manuel López García.

De acuerdo con información proporcionada por el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), la primera parte del recital estará a cargo de Medina, quien interpretará la melodía compuesta por el autor puertorriqueño Ernesto Cordero, titulada "Tres cantigas negras".

Esta canción cuenta con recursos y sonoridades como cuerdas cruzadas y golpes de percusión con la intención de evocar los ritmos del Caribe y su herencia africana, al tiempo de utilizar elementos evocadores de la España renacentista, para aludir a los cantos gregorianos y a la negritud.

Para finalizar la primera parte del concierto, se ejecutará la obra escrita de López, que es exploración sonora de los instrumentos a través del ruido, misma que ejemplifica y evoca sensaciones de desagrado similares a las de experimentar el dolor físico.

El programá será complementado con las piezas "Koyunbaba" de Carlo Domeniconi, "La cueva de la mariposa bruja" de Nadia Borislova, "Tiento" de Maurice Ohana y "Ko-Tha (Tres danzas de Shiva)" de Giacinto Scelsi, todas ellas interpretadas por Miguel Angel Rivera Bedolla.

"Koyunbaba" es una pieza que nació como una improvisación en la ciudad que lleva su nombre al suroeste de Turquía; y "La cueva de la mariposa bruja" es parte del ciclo de piezas "La mariposa", que se basa en el poema homónimo de Iosif Brodsky.

"Tiento" retoma la forma musical homónima para instrumentos solistas parecida a la fantasía, propia de la música española del siglo XVI. Es una manera de explotar las posibilidades del instrumento que contrasta estilísticamente por la contraposición de una forma antigua con armonías más modernas que combinan recursos modales, atonales y microtonales.

"Ko-Tha (Tres danzas de Shiva)" es una obra llena de religiosidad y misticismo que consolida en una sola imagen muchos significados de la tradición hindú, mismas que explican la existencia y el futuro de su cultura.

Los tres ojos de Shiva simbolizan el sol, la luna y el fuego, o crear, preservar y destruir. Dos ojos representan el mundo de dualidad, mientras que el ojo del medio muestra la visión de no-dualidad.