La obra de la escritora alemana Anna Seghers, quien falleció el 1 de junio de 1983 en Berlín, está profundamente influenciada por su gran pasión por el socialismo y una firme oposición al nazismo.

Seghers, una de las más destacadas escritoras alemanas del siglo XX, nació el 19 de noviembre de 1900 en Maguncia, en el seno de una acomodada familia judía, de acuerdo con el portal biografiasyvidas.com.

En 1919 inició sus estudios en Historia del Arte y Sinología en la Universidad de Heidelberg, donde se doctoró en 1924 con la tesis "Judío y judaísmo en la obra de Rembrandt".

En 1925 contrajo nupcias con el escritor húngaro, de tendencias comunistas, Laszlo Radvànyi, con quien tuvo dos hijos.

En 1923 publicó su primera novela "La revuelta de los pescadores de Santa Barbara", obra con la que obtuvo el Premio Kleist.

En este libro comenzaron a aparecer elementos socialistas que más tarde marcarían la obra de Seghers, como es la rebelión contra la miseria y la opresión, así como la solidaridad humana. Por estos años se afilia al Partido Comunista Alemán.

En 1934 publicó su novela "La recompensa", donde hace una dura crítica al nazismo, ante este hecho se ve forzada a refugiarse en Francia, país que se ve obligada a dejar cuando es tomada por los alemanes en 1940.

Durante sus días en Francia, trabajó en sus novelas "La séptima cruz", donde ofrece un panorama de esperanza a millones de personas afectadas por el nazismo, y "Transit".

De acuerdo con el portal de internet "buscabiografias.com", en 1940 Seghers se exilió en México donde colaboró para la revista "Freies Deutschland" junto con otros refugiados alemanes, además, en 1944 publicó, en versión española, su novela "Visado de tránsito".

Después de terminar la guerra, regresó a Alemania en 1947 para establecerse en la República Democrática Alemana y en 1951 se le otorgó el Premio "Lenin de la Paz".

Posteriormente publicó obras como "Die Toten bleiben Jung" (1949) y Steinzeit/Wiederbegegnung (1977).

Firme socialista, su obra fue claramente influenciada por los modelos más humanitarios del marxismo, Anna Seghers falleció el 1 de junio de 1983 en Berlín, Alemania. Su legado sigue vigente mediante su fundación, que desde 1995 entrega el Premio "Anna Seghers", dirigido a promover autores jóvenes.