El director de la Orquesta Tempus Fugit Ensamble, Christian Gohmer, afirmó que el interés de montar la ópera "The Medium", de Gian Carlo Menotti, en el Teatro de las Artes del Cenart, radica en que se trata de un autor poco conocido, cuyo trabajo se ha montado máximo 10 ocasiones en el país.

En entrevista con Notimex, realizada hoy en las instalaciones del Centro Nacional de las Artes (Cenart), con miras a las tres funciones de esta ópera los días 31 de mayo, 1 y 2 de junio, Gohmer mencionó que otro motivo por el que decidió presentarla fue porque es una partitura difícil.

"Los músicos tienen que tener muy buen nivel, es una ópera difícil porque el autor la escribió así, también que el compositor no es tan conocido en México, y además el papel protagónico que es la médium es un personaje complicado tanto vocal como escénicamente", explicó.

Asimismo, el director mencionó que es un tema vigente al tratarse el engaño, porque hoy en día se vive en un mundo de bombardeo de charlatanería en la televisión y en los medios masivos.

"Medios que engañan a la gente como es la televisión a través de comerciales que algunos presentan, como los que leen las cartas o los que predicen el destino, y la gente paga por eso, entonces el tema es muy vigente y precisamente quería hablar de eso", detalló.

Destacó que para la presentación cuentan con la Orquesta Tempus Fugit Ensamble, una de las pocas agrupaciones que tiene las facultades y la capacidad tanto logística como artística para llevar a cabo esta ópera, que contará con 14 instrumentistas, cuatro cantantes y un actor.

Respecto al reto que implica llevarla a escena, aclaró que es como todas con una gran dosis de complejidad, ya que para poder hacer una ópera se necesita que converjan demasiados detalles al mismo tiempo sin error alguno.

"Se necesita una orquesta, escenografía, vestuario, iluminación, maquillaje, actores, directores de escena y productores, combinados al mismo tiempo para que todo funcione muy bien, en ese sentido todas las óperas plantean el mismo reto", subrayó.

La ópera en dos actos cuenta la dramática historia de Madame Flora, una falsa mentalista que con la ayuda de su hija Mónica y de Toby -un niño gitano mudo que dice haber rescatado de las calles de Budapest- montan sesiones de espiritismo para embaucar a gente desesperada que busca contactarse con sus seres fallecidos.

Los habituales asistentes a las sesiones espiritistas son el matrimonio Gobineau, al que Madame Flora ha engañado. Con ayuda de la voz de Mónica, ha establecido frecuentes contactos con su hija en el más allá; la señora Nolan asiste por primera vez acompañando a los Gobineau.

Se apagan las luces y todo funciona como de costumbre. Toby maneja el sencillo mecanismo con el que mueve la mesa y aparece Mónica simulando ser un espíritu entre juegos de luces y sombras. Sin embargo, Madame Flora grita de repente e interrumpe la sesión porque una mano helada la ha tocado en la oscuridad, y empieza a tartamudear. Los visitantes, turbados y confundidos se despiden.

La estafadora, alterada, se pregunta si habrá sido Toby quien la tocó con el propósito de asustarla. Busca al joven y lo encuentra detrás del teatro de marionetas, asustado y ensimismado y quiere pegarle. Mónica defiende a su amigo, por el cual siente una fuerte atracción.

En el segundo acto, cada vez se hace más evidente un amor entre Mónica y Toby, quienes han dejado de ser niños. Madame Flora, afecta al alcohol de manera desproporcionada, intenta arrancar a Toby la confesión de que fue él quien la tocó en la obscuridad.

En ese momento suena el timbre. Llega el matrimonio Gobineau con la señora Nolan para ponerse en contacto con sus hijos muertos. Madame Flora, totalmente derrumbada, les explica cómo se produjeron las apariciones, pero nadie le cree; ella los corre de su casa.

Mientras continúa embriagándose, la médium recuerda su vida y las atrocidades que padeció; delira hasta que se duerme. Toby entra en la habitación para ver a Mónica. Por medio de un movimiento torpe despierta a Madame Flora y se oculta detrás de una cortina.

Madame Flora se asusta cuando ve los suaves movimientos de la cortina. Llama varias veces, pero no recibe respuesta. Coge un revólver y dispara. Sobre la cortina aparece una mancha de sangre, Toby cae muerto al suelo. Madame Flora prorrumpe en horribles y frenéticos gritos, porque cree ha matado a un espíritu.

"The Medium" cuenta con la dirección escénica de Roberto Fiesco y Julián Hernández, la participación de la orquesta Tempus Fugit Ensamble, bajo la batuta de Christian Gohmer.

El elenco está integrado por Amelia Sierra (Madame Flora), Adriana Valdés (Mónica), Baltimore Beltrán (Toby), Vladimir Rueda (Sr. Gobineau), Graciela Morales Escalante (Sra. Gobineau) y Frida Portillo McNally (Sra. Nolan).