Los diputados Ricardo Fidel Pacheco Rodríguez y Filiberto Guevara González presentaron una iniciativa para prohibir de manera definitiva el uso de teléfonos celulares y de otros equipos de cómputo a los internos de centros penitenciarios, pues se siguen utilizando para extorsionar y cometer otros delitos.

Los legisladores federales plantearon que para abatir esas prácticas se propone impedir el uso de todos los dispositivos que permiten el acceso a Internet como las tabletas, las memorias USB y cualquier otro que genere comunicación, además de los radios y los celulares.

Fidel Pacheco Rodríguez, quien preside la Comisión de Justicia de la cámara baja, puntualizó que sólo se permitiría usar en esos lugares los radios conocidos como Matra, para los custodios.

En igual caso estarían los teléfonos fijos, exclusivamente para las autoridades administrativas de cada centro de reclusión quienes tampoco harían uso de los teléfonos celulares.

El diputado federal por el Partido Revolucionario Institucional (PRI) comentó que por mucho tiempo los aparatos de ese tipo circularon por los penales del país con la tolerancia de las autoridades encargadas de la vigilancia, que permitían su ingreso a cambio de sobornos.

Expuso que pese a que el legislativo impulsó la restricción de teléfonos celulares y de radios de comunicación convencionales conocidos como Walkie Talkie "la astucia de los reos les daba para ingresar artículos novedosos y de mayor calidad".

Pacheco Rodríguez recordó que como senador en la LVI Legislatura se encargó de regular los lineamientos de colaboración entre autoridades penitenciarias con concesionarios de servicios de telecomunicaciones, además de determinar las bases técnicas para la instalación y operación de sistemas de inhibición en los centros de reclusión.

De esa forma las empresas de telefonía celular darían de baja a los aparatos reportados como robados o extraviados, ubicando el lugar desde donde se realizaban las llamadas con fines delincuenciales.

También se obligó al Consejo Nacional de Seguridad Pública a colocar una antena inhibitoria de llamadas a teléfonos celulares en cada centro penitenciario.

Pacheco Rodríguez subrayó que persiste preocupación por los delitos de ese tipo pues las medidas jurídicas y administrativas aplicadas por las autoridades gubernamentales y de los penales son ineficaces en su operación e incluso "en la mayoría de los casos los internos se burlan de los sistemas de seguridad y vigilancia".

En su oportunidad Guevara González precisó que la iniciativa, turnada a la Comisión de Justicia para su análisis, busca reformar el Artículo 14, fracción X, de la Ley que Establece las Normas Mínimas Sobre Readaptación de Sentenciados.

En las modificaciones se plantea como medida principal la eliminación del uso de celulares y de otros aparatos que generan comunicación en los centros de reclusión que por su avance tecnológico resultan prácticos para los internos en la comisión de delitos.