Los candidatos a las 60 alcaldías de Tlaxcala, por el PRI, PAN, PRD, Nueva Alianza y PVEM, así como de otros institutos políticos, iniciaron este viernes sus campañas político-electorales, de cara a las elecciones del próximo 7 de julio.

Los abanderados de esas fuerzas políticas y del Partido del Trabajo (PT), Movimiento Ciudadano, además de los locales, Partido Alianza Ciudadana (PAC) y Partido Socialista (PS), buscarán el voto a través de propuestas a la ciudadanía.

Ello, en una contienda electoral, donde se disputarán 32 diputaciones locales y 302 presidencias de comunidad.

Desde temprana hora, los candidatos realizaron mítines masivos en parques y plazas públicas, así como en casas de campaña, mientras que otros prefirieron el toque de puertas y realizar de manera directa sus propuestas a la población.

Entre los abanderados de los diversos partidos, se encuentran ex funcionarios públicos, legisladores con licencia y ex diputados, así como el matador de toros, Rafael Ortega.

Adolfo Escobar Jardinez, candidato a la presidencia municipal, por el Partido Acción Nacional, expuso que buscará generar un gobierno más humano y cercano a la gente.

En un mitin ante sus simpatizantes, el que fuera secretario de Gobierno, en el sexenio del ex mandatario, Héctor Ortiz Ortiz, dijo que de ganar la alcaldía de esta capital, realizará un gobierno honesto y basado en la experiencia.

Se trabajará "para abatir el desempleo, la corrupción y la inseguridad que hoy privan en la ciudad capital", anotó.

"Necesitamos regresar a la ciudad la categoría que se merece como capital del estado, recuperemos su esplendor, su historia y el orgullo de pertenecer a este hermoso municipio", destacó.

El panista, quien ha sido asimismo, dirigente estatal de su partido y diputado federal, indicó que con su experiencia como legislador "se podrán bajar recursos desde la Federación, para activar la ciudad con más obras públicas, más turismo, mejor seguridad, alumbrado público, cuotas de agua potable y predial acordes a la realidad".

Mientras que en la ciudad de Apizaco, el torero Rafael Ortega, candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI) a la alcaldía de esa importante ciudad, señaló que el municipio requiere un gobierno humano e incluyente.

El gobierno de este ayuntamiento, dijo, debe basarse en acciones realizadas bajo valores y principios y "que atienda las necesidades de todos los apizaquenses".

En su mitin de arranque de campaña, refirió que "lo que hace grande a Apizaco es su gente, la gente que quiere trabajar por el bienestar de esta ciudad, de su familia, es por eso que trabajaremos directamente con los ciudadanos y nos comprometeremos directamente con ellos, para darles resultados".

A sus simpatizantes agradeció "su entusiasmo para mí es motivador y será un impulso, para que toda la gente conozca esta propuesta que ofrece un cambio, pues es un proyecto que viene del pueblo, para beneficio del pueblo".

El candidato priista afirmó, asimismo, que en caso de ganar la presidencia municipal, trabajará para generar nuevos empleos, así como por una ciudad más segura, con más y mejores servicios públicos.

Por su parte, Antonio Mendoza Romero, candidato a la alcaldía de Chiautempan, por la coalición PRD-PT, que se formó en este ayuntamiento, inició su trabajo proselitista con un mitin en la cabecera municipal.

El ex diputado local pidió a sus competidores una campaña propositiva "de madurez, civilidad, respeto y cordura".

Con el triunfo de nuestra coalición "ganamos todos, gana el municipio, gana su gente y triunfa la democracia", señaló.

Mendoza Romero reiteró que su participación en la contienda "se dará dentro de una situación de respeto, civilidad y principalmente madurez política, porque la gente ya está cansada de descalificaciones".

"Esta no es una campaña para despilfarrar recursos económicos que no se tienen y que tanto humillan a la gente, pero sí es una campaña de experiencias, ideas innovadoras para cambios urgentes en la ciudad y provocar desarrollo en las comunidades".

Marco Tulio Munive Temoltzin, candidato del Partido Acción Nacional (PAN) por el mismo municipio, inició su campaña con un toque de puertas en barrios de esa ciudad, dedicada a la actividad industrial textil.

De acuerdo con su casa de campaña, el candidato ofrecerá propuestas en materia de seguridad, empleo, infraestructura y servicios de salud, principalmente.

Propondrá "un gobierno municipal digital, para que se evite la corrupción" y buscará, en caso de ganar la alcaldía, mayor inversión para la ciudad.

A su vez, Felipe Morales Morales, candidato a presidente municipal de Yauhquemehcan, municipio cercano a la ciudad de Apizaco, y quien abandera a la Alianza por el Bien y la Grandeza de Tlaxcala, integrada por el PAN y el Partido Alianza Ciudadana (PAC), realizó un mitin con simpatizantes.

Ante simpatizantes y militantes de ambos institutos políticos, señaló "mi compromiso es con la seguridad, el empleo, desarrollo social y la infraestructura pública".

"Hoy más que nunca estoy comprometido con ustedes, con su seguridad, para que sus familias vivan bien, en mejores condiciones, para que los niños, jóvenes, mujeres y hombres de este lugar, tengan lo que siempre han reclamado", apuntó.

Morales Morales destacó "represento a dos fuerzas políticas importantes en el estado, los invito a que trabajemos juntos, a que nos esforcemos por sacar esta elección adelante, a que el 7 de julio salgamos a ganar", concluyó el candidato.

Dependiendo del municipio en el que compiten, los partidos políticos realizaron alianzas o prefirieron participar con candidatos propios e ir solos a la contienda, indicó por su parte la Dirección de Comunicación Social del Instituto Electoral de Tlaxcala (IET).

Por otra parte, las campañas por las 19 diputaciones de mayoría relativa y 13 curules de representación proporcional, iniciaron el pasado 5 de mayo, las cuales no han tenido un impacto importante en la ciudadanía, pero se prevé que las campañas a presidentes municipales sean más seguidas por los electores.

En la disputa por el Congreso estatal participan los mismos partidos políticos, pero en este caso, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y el Partido Verde Ecologista de México (PVEM), realizaron una alianza partidista para todos los distritos electorales locales.